Una advertencia desde Bolivia

marzo 28, 2009

A pesar de las intenciones, no estamos subiendo muchos nuevos comentarios al blog del Foro porque el Foro no se ha reunido en las últimas semanas, y es difícil equilibrar las diferentes opiniones mientras no se expresan. Pero Andrés Soliz Rada,  periodista, dirigente sindical, profesor universitario y político boliviano. que fuera ministro de Hidrocarburos de Evo Morales hace esta advertencia. Y los argumentos que expone resuena fuertemente con el pensamiento de los miembros de este Foro. Consideramos necesario darle cabida. Bolivia está en el corazón de América del Sur, y fue cuando la Argentina nacía el Alto Perú. Su unidad es una necesidad política de Argentina y de Latinoamérica.

BOLIVIA: SIN ESTADO NACIONAL
Andrés Soliz Rada

“El país está dejando atrás los esfuerzos de 183 años, llenos de luces y sombras, por construir un Estado Nacional aún in constituido, para
dar paso a un Estado plurinacional, que reconoce a 36 naciones indígenas. Tal reconocimiento no obedece a demandas de la sociedad.
Nadie presenció alguna manifestación callejera o concentración campesina en la que se coreara la consigna “Vivan las 36 naciones”.

En la guerra del agua de 2000, la muchedumbre enfrentó en Cochabamba a las fuerzas represivas al grito “El Pueblo Unido Jamás Será Vencido”. En la guerra del gas, de 2003, cuyo núcleo fue la ciudad de El Alto y que culminó con la caída del neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada, se venció bajo la consigna “El Alto de Pie Nunca de Rodillas”. En ambos sucesos, la presencia de banderas bolivianas fue abrumadora.

Si alguien hubiera gritado en Cochabamba “Viva los quechuas, abajo los mestizos”, o en El Alto “Los Aymaras de Pie, los Cholos de Rodillas”, habría sido tomado por loco. La Nueva Constitución Política del Estado (NCPE) es un producto exógeno, oxigenado por millonarios desembolsos de ONGs, las que abonaron la disgregación nacional bajo la excusa de legítimas reivindicaciones culturales (Convenio 169 de la OIT, de 1990 y Resolución de la Asamblea de la ONU de 2008). Las culturas indígenas influyeron fuertemente en la sociedad boliviana. La religión católica abandonó la ortodoxia para acuñar cultos a vírgenes mestizas, la medicina occidental se mezcló con recetas tradicionales, al igual que los mejunjes surgidos en la comida casera. El folklore se enriqueció con creaciones indo mestizas, que combinaron inspiraciones del cholaje con acordes precolombinos.

Las uniones legales y extra legales fortalecieron la porosidad social y lograron que la presencia morena en universidades, cargos públicos,
Fuerzas Armadas o Policía se tornara creciente. Esta es la línea que debió profundizarse. Evo Morales ha usado el castellano para erradicar
el analfabetismo, lo que demuestra que la casi totalidad de la población boliviana habla este idioma. Las ONG dicen que la justicia
comunitaria se mantuvo por la ausencia del Estado en poblaciones aisladas. Lo obvio era garantizar esa presencia en vez de imponer,
como ocurre ahora, el desbarajuste de 36 “justicias” contradictorias.

Los defensores del caos aducen que no permitirán que la casta criollo-mestiza, continúe con la opresión de los 500 años. Esta es una
dulce melodía para los agentes del poder mundial que esperan apoderarse de los territorios indígenas, la biodiversidad y los
recursos naturales que contienen. Similar sentimiento es compartido por terratenientes y separatistas de la “media luna”, que exigen
convertir a Bolivia en Estado federal bi nacional. Los oligarcas racistas y neoliberales que pululan especialmente en barrios residenciales, que despreciaron a Felipe Quispe y Remedios Loza, a Carlos Palenque y Max Fernández (sus abuelos repudiaron a Isidoro Belzu y Andrés de Santa Cruz y Calahumana), se sienten justificados por el fundamentalismo indígena.

El éxito de separatistas y plurinacionales se asienta en el odio, el caos y el descontrol social. La masacre de campesinos en Pando y la
humillación de indígenas en Sucre coexisten con linchamientos impunes, asaltos y cercos al Parlamento, observados por la Policía a prudente distancia. La corrupción alcanza ahora a dirigentes de movimientos sociales empeñados en recaudar fondos para sus organizaciones. La producción de cocaína está en auge. La guerra entre pobres también se acentúa. Cooperativas mineras, formadas por indígenas, son asaltadas por otros indígenas. El odio racial está a flor de piel. El Estado plurinacional avanza incontenible. Pese a todo, se necesita usar los escasos resquicios de la NCPE para seguir buscando la unidad nacional”

Anuncios

Antártida: diputados de Argentina y Chile rechazan el reclamo inglés

marzo 11, 2009

En los diarios encontramos muchas veces trivialidades o – peor – cosas importantes tratadas en forma trivial. A veces hay excepciones y esta es una. Queremos copiar la noticia aquí en forma íntegra porque es un gesto que debe reconfortar a argentinos, chilenos y a todos los de la Patria Grande

7 de marzo de 2009

INTENTO BRITANICO DE RECLAMAR EN LA ONU UN MILLON DE KILOMETROS CUADRADOS MAS DEL CONTINENTE BLANCO

En una sesión especial realizada ayer en la Antártida, con gran simbolismo político y una declaración que incluyó críticas a Gran Bretaña, diputados argentinos y chilenos realizaron la primera visita conjunta a suelo antártico y reafirmaron la soberanía de ambos países en el territorio, en un hecho que fue catalogado por ambas delegaciones como “un hito en las relaciones bilaterales”.

Mientras el viento helado entraba sin pedir permiso desde la Península Antártica a las Islas Shetland, la base chilena Eduardo Frei, de las más grandes en el continente blanco, fue el escenario de la primera sesión conjunta de ambas cámaras legislativas.

Allí, los 14 diputados presentes (ocho chilenos y seis argentinos) dieron a conocer una declaración conjunta en la que ambas delegaciones “reiteran su común posición ante toda petición del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sobre territorios Antárticos y su plataforma continental”, y en la que sostienen que “no reconocen” los fundamentos de los países europeos para una eventual ampliación de sus reclamos de soberanía en la Antártida.

“Rechazamos toda pretensión del Reino Unido sobre el Tratado Antártico”, explicó a un enviado especial de Clarín el diputado Ruperto Godoy, Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara de Diputados de Argentina, quien agregó: “Reivindicamos la soberanía argentino chilena en el territorio”.

En esa línea se expresó también el diputado chileno Renan Fuentealba Vildosola, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del parlamento, que afirmó a Clarín: “No vamos a tolerar esta avivada Gran Bretaña. Su reclamo es improcedente”.

En mayo próximo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), abriría el juego para que aquellos países que hayan adherido al Tratado Antártico en 1949 presenten nuevos fundamentos para ampliar sus pedidos territoriales en el mar.

Según trascendió, Gran Bretaña ampliaría su reclamo en cerca de un millón de kilómetros cuadrados. De hecho, el sector antártico donde se ubica la base Frei es pretendido tanto por Argentina, Chile y Gran Bretaña, cuyos reclamos se superponen casi totalmente.

“Mucho se hablo de que Argentina y Chile nunca podían llegar a un entendimiento, pero esta sesión echa por tierra estas teorías”, estimó Godoy, en una línea de confraternidad que fue una postal más del encuentro.

En esa misma dirección se expreso la diputada María Angélica Cristi Marfil, presidenta de la Comisión de Defensa chilena, quien sostuvo que “la sesión es un hecho histórico. Por primera vez una comisión binacional que avanza en forma conjunta a los Ejecutivos y, frente a la posible ampliación de los reclamos británicos, estar unidos nos da mucha más fuerza”.

El encuentro entre los representantes de ambas cámaras, “un hito para la relación bilateral”, según expresa la declaración conjunta, contó con aval expreso y coordinación de ambas cancillerías y Ejecutivos, al punto que la comitiva argentina se trasladó a Río Gallegos desde Buenos Aires, antes de partir a la Antártida, en un avión presidencial.

“La diplomacia parlamentaria es una herramienta ideal para complementar las acciones que puedan llevar a cabo las respectivas Cancillerías”, aseguró Godoy, y agregó que una de las principales virtudes de esta metodología es la “pluralidad de voces” que conlleva.

Por la delegación Argentina estaban Luis Fabris (UCR), Pedro Azcoiti (UCR), Fernando Iglesias (Coalición Cívica), Ruperto Godoy (FPV), Luis Galvalisi (PRO) y Raúl Solanas (Frente Para la Victoria).

En ambas delegaciones había oficialistas y opositores.


Los silenciados

marzo 8, 2009

En este blog tenemos una página “Pensadores de la Nación Latinoamericana“, que mantenemos afuera de las categorías en que se clasifican las diversas entradas. En ella reunimos determinados ensayos de – en el orden en que los subimos – Helio Jaguaribe, Alberto Methol Ferré, Humberto Podetti, Marcelo Saravia, Ulises Moyano y Juan Domingo Perón, que pensamos que tenían un valor y un interés que no tenían que ver con la cronología de un blog. Hoy subimos este artículo de Horacio González, Los silenciados, que creemos que – aunque apareció en un periódico – tiene un valor que también lo trasciende.

Porque no se limita a rescatar autores del “campo nacional” – el suyo. Otros lo han hecho. Horacio los examina con mirada crítica, y plantea lo que la sociedad argentina todavía debe hacer para poder valorar sus legados. Es una satisfacción subirlo al blog (así como el comentario de un miembro del Foro que – como corresponde – añade una crítica)

Horacio comienza cuestionando “¿Han sido Scalabrini Ortiz, Jauretche, Discépolo y Manzi intelectuales y artistas silenciados?

(Continúa aquí)


Tartagal

marzo 7, 2009

Hace pocos días los argentinos – especialmente los argentinos que viven en Tartagal – sufrimos un desastre ¿natural? que cobró vidas y bienes, estos últimos de gente que ya tiene muy pocos. En el Foro San Martín somos sensibles con el tema, por nuestro compromiso por la preservación del ambiente y también de los argentinos, y además por que nuestra toma de posición en problema de Botnia nos ha hecho muy conscientes de los usos “non sanctos” de la ecología. No tenemos respuestas, todavía, pero quisimos subir esta nota Domingo Schiavoni, columnista de Radio Panorama, que uno de los miembros trajo al Foro, porque nos pareció una de las más agudas (esto es, filosa) sobre el asunto. Agregamos un comentario del ingeniero forestal Carlos Ramis, que abre el paraguas

¿Por qué pasó lo de Tartagal?

Ahora que pasó la tragedia, que los medios se hicieron un festín con las horrorosas imágenes de una ciudad devastada por la furia de las aguas, que los políticos del gobierno, con Alicia Kirchner a la cabeza, repartieron alimentos, ropa y colchones que no resuelven para nada el problema, y que la Presidenta de la Nación visitó la zona, el periodismo sensato debe indagar porqué pasó lo que pasó, si era evitable, y sobre todo si dentro de cuatro años no tendremos otro infausto “circo” parecido.

Según el doctor en Biología José Luis Garrido, catedrático de la Universidad Nacional de Salta, ya Hutton, padre de la hidrología moderna (como Elisèe Reclus), habían señalado el fenómeno de los ríos torrenciales al que llamaron “buscar el nivel de base”. “Si a un río torrencial -sostiene- se le pavimenta el cauce y para mayor estupidez se lo hace en el sitio de máxima pendiente -que está justamente por donde atraviesa la ciudad- adquiere allí la mayor velocidad, por gravedad y por el escaso rozamiento con el cauce hormigonado. Alcanzada una cierta velocidad, el rozamiento produce calor. Calor con agua es iguala vapor”.

“La interfase entre la corriente y la base rígida es una película de gas que actúa como un deslizador de innumerables millones de ‘rulemanes’, agrega el científico. A esto hay que agregar que el agua de un aluvión -no es un alud, como le llaman los medios- tiene una gran carga de materia sólida en suspensión, su densidad ya no es = 1; es mucho más densa, duplicando o triplicando su valor. En esa masa lanzada por el intendente a una velocidad sin freno, empieza a flotar casi cualquier cosa. Troncos, automóviles, casas, ladrillos, cantos rodados de grandes dimensiones, vacas, personas… La densidad hace imposible nadar. Sería como intentar hacerlo en un balde de cemento. A medida que avanza la riada hacia el nivel de base, estos eventos crecen exponencialmente”.

Asegura también Garrido que “quienes brujulean buscando un rédito político de un fenómeno natural que nunca estudiaron seriamente, comienzan a tirar hipótesis para gente que está acostumbrada a la manipulación y a la ‘mala noticia’ como alimento diario”.

Acaso como ejemplo de esa “colonización mediática anticientífica”, un frente de vecinos autoconvocados de Tartagal comenzó a hacer circular por estos días un libelo en el que atribuyen el fenómeno a la deforestación y se refieren a los permisos otorgados por el ex gobernador Juan Carlos Romero para el desmonte de 400.000 hectáreas, y agregan que para más iniquidad, estas pertenecían a una reserva natural indígena y varios etcéteras típicamente ecólatras.

Esa reserva en verdad existe pero está en la zona de Solís Pizarro. Cualquiera que se tome el trabajo de buscar el mapa de la región, advertirá que ese lugar tiene tanto que ver con la cuenca del río Tartagal como la chancha con el ojo del hacha.

Además, los desmontes están aguas abajo de Tartagal, por lo que no pueden ser la causa del deslave. Son un desastre, claro, pero no se puede seguirle la corriente a Greenpeace, que miente y recibe el cheque. El problema es de los funcionarios del Partido Renovador Salteño, continuadores del proceso, en total rosca con el romerismo. Y Romero es Menem.

El doctor Fernando Scalise, colega de Garrido, refiere en una entrevista telefónica concedida a Diario Panorama, que hace unos años, el Departamento de Ciencias Hídricas de la Facultad de Biología de la UNSE fue contratado para realizar un trabajo para el gobierno de Romero y para las municipalidades del área, incluyendo Tartagal. Con el propósito de proponer una solución científica de fondo para estos desastres estacionales. “No nos dieron bola, pagaron 4 años después y, cuando volvió la riada, pidieron subsidios a la Nación”, nos refiere.

“Tal vez la cuestión radique en que nosotros proponíamos tareas en las cabeceras de cuenca y en el curso medio, donde los trabajos cuestan mucho menos y son mano de obra intensiva en una zona donde el subempleo es endémico. Éste ha sido el triunfo de los vendedores de cemento contra la racionalidad de un informe que sostenía que no se puede controlar la peligrosidad de estos eventos recurrentes. Lo que hay que controlar es la vulnerabilidad de la ciudad en conjunto frente a fenómenos de gran magnitud predecibles, cuyo tiempo de recurrencia permite hacer las obras de mitigación que no se hicieron- Es decir, desidia incentivada a fuerza de coima. Serán las mismas empresas que trabajaron en las “obras a prueba de riesgo” las que ganarán mucho dinero en otra reconstrucción precaria de Tartagal. En un plazo no mayor a cuatro años, volveremos a dolernos por otra catástrofe. ¿Y la gente (2/3 de la población del departamento)? Bien, gracias. Ya está meloneada para creerle al intendente y al gobernador y sus bandas. Tres colchones, cuatro frazadas, dos bolsones de comida y algunas amenazas serán suficientes para que sigan sufriendo”.

“Pero juntados los dos eventos con toda la mala leche, se gesta y se pare la profecía”, vaticina Scalise. “La creación y la desclasificación del área de reserva responde a especulación de dos grupos de interés pecuniario y de especulación con el control de la tierra, no frente a la expansión de la tierra, sino a la especulación por un subsuelo con hidrocarburos”. Añade con desazón.

Añade el investigador una realidad aún más desconocida y trágica: “No se puede llegar a Tartagal. No hay acceso en las rutas, cortadas por la policía y gendarmería. Las imágenes que pasa la televisión porteña, o son de 2006, o son actuales captadas por aficionados o cronistas de los medios locales tartagalenses. La Sierra de San Antonio la conozco de norte a sur y desde el Río Grande de Tarija hasta la llanura chaqueña. Hice inspecciones para la Secretaría de Energía en los yacimientos petroleros y sé donde está el buen manejo y donde está la trampa. Fallos hay en todas partes, pero si hiciéramos un análisis de componentes principales del desastre, seguramente lo podríamos concentrar en tres o cuatro variables. Todas ellas están relacionadas con manejos errados asociados al mayor beneficio económico de intendentes y funcionarios locales, de señores de la tierra, y de funcionarios del gobierno provincial, incluidos los gobernadores”.

Tucumán y Tartagal

El licenciado en geografía Néstor Gorojovsky explica que su amigo especialista Luis Yanes fue contratado bajo el gobierno de Alfonsín para dirigir un equipo técnico que estudió el problema del creciente volumen y frecuencia de las riadas en los cursos de agua que bajaban desde los cerros del norte de Tucumán y rompían los puentes del entonces FC Belgrano.

Yanes llegó a la conclusión de que el problema estaba en los bajos sueldos que se pagaban en las fincas de aguas abajo, cuya producción era el principal objetivo de ese ferrocarril. La cadena era la siguiente: el desempleo endémico y los bajos sueldos estaban mandando gente a vivir otra vez cerro arriba. Pero los que volvían, por elementales razones de demografía, eran muchos más que los que alguna vez habían bajado.

Entonces, una vez arriba, se instalaban con su ranchito y sus cabritas. Las cabritas, animalitos del Señor, empezaban a triscar y ramonear en lo alto. La cubierta vegetal y en general la estructura del suelo cerca de las nacientes de los ríos se hacían cada vez más endebles y frágiles, porque ahora había cada vez más cabritas.

La capacidad de retención de aguas en lo alto del cerro iba disminuyendo, y entonces las riadas se hacían más potentes en las nacientes, más súbitas y devastadoras, e iban arrastrando río abajo la destrucción engendrada por los animales. Al final, la cosa terminaba cuando los mismos “productores” agropecuarios de abajo (muchos de ellos poroteros, ahora sojeros) se encontraban con que los puentes se rompían cada vez más frecuentemente.

Esto se estudió en detalle, por lo menos, en la cuenca del río Alurralde. Entonces el grupo bajó de la academia al valle productivo y les expuso a los productores sus conclusiones. Dicho en buen cristiano: o pagaban mejor para que la gente se quedase abajo o las riadas crecerían y por más plata que se pusiera en puentes cada vez más gordos, finalmente la volverían a perder en desastres de transporte.

Recuerda Gorojovsky, no sin humor, que el técnico le explicó que “también cabía la solución macrista/procesista/ecologista: declarar todo el filo de las sierras parque nacional, área natural protegida o lo que sea, y echar a todos los pobladores. Se los echa por bajos salarios del valle, y se los echa por usurpación de la cumbre. Adonde vayan, no es problema del empresariado agropecuario tucumano. Pero, por supuesto, nuestro equipo técnico ni siquiera consideró esta posibilidad. Que era en el fondo lo que los empresarios tucumanos, que añoraban a Bussi, estaban esperando…”.

“Cuando el equipo explicó sus conclusiones, un silencio glacial recorrió la sala. ¡Y miren que hay que fabricar frigorías para que el silencio en Tucumán sea glacial!”


Ratones argentinos al espacio

marzo 2, 2009

Esta historia es bastante conocida – por lo menos entre aquellos que se interesan por estas cosas. Si la subimos al blog del Foro, es porque con ella estrenamos una categoría “La Argentina que no cuidamos”. Porque es sólo un pequeño ejemplo de cosas que los argentinos hemos sabido hacer y no hemos sabido conservar, o – más importante – construir a partir de ellas.

Esta versión ha sido tomada de El Tribuno, de Salta, en ocasión de la presentación de un libro del Ing. De León. Nos pareció que estaba muy bien contada.

“El ingeniero argentino radicado en EEUU, Pablo de León, dio a conocer detalles de la actividad aeroespacial desarrollada en nuestro país entre las décadas del 60 y del 80 y que por razones políticas fue- desmantelada en los 90. Él fue el principal diseñador del traje NDX-1 para vuelos tripulados al planeta Marte. Su libro es el primero en su género y se constituye en un aporte invalorable a la historia espacial de nuestro país.

La presentación del libro de un ingeniero argentino que hoy dirige en los Estados Unidos un laboratorio de trajes espaciales, incentivó la pregunta: ¿Sabía usted que aquí se lanzaron ratones y monos al espacio?

Hay otras sorpresas: los restos de dos de esos “astronautas” -el ratón Belisario y el mono Juan- se conservan en el Museo Universitario de Tecnología Aeroespacial de Córdoba y sus vuelos se hicieron en la época en que la Argentina se encontraba entre los seis únicos países del mundo que desarrollaban tecnología espacial.

El libro que ilustra sobre éstas y otras rarezas se llama “Historia de la Actividad Espacial en la Argentina” y lo escribió Pablo de León, hoy director del Laboratorio de Trajes Espaciales de la Universidad de North Dakota e investigador asociado en Estudios Espaciales en esa academia. De León dirigió, en proyectos financiados por la NASA, el diseño del NDX-1, un prototipo de traje para misiones tripuladas a Marte, y del NDX-2, para la exploración lunar.

Esto no es todo: fue el director del proyecto PADE, un conjunto de siete ensayos argentinos que en 2001 volaron al espacio en el transbordador Endeavour; y también participó en el lanzamiento del satélite educativo argentino Pehuensat-1, de la Universidad Nacional del Comahue, puesto en órbita desde la India en 2007.

Por fin -aunque hay mucho más-en 1997 fue el primer argentino y segundo latinoamericano en volar en gravedad cero en el avión KC-135 de la NASA, con el que realizó 80 parábolas y probó experimentos argentinos que luego viajaron al espacio en el PADE.

Las historias

En su libro, De León cuenta que el ratón Belisario, de 5 meses y 170 gramos de peso, había nacido en el Instituto de Biología Celular de la Universidad de Córdoba.

“Belisario fue seleccionado entre varias ratas que no sospechaban lo que les depararía el destino. Esta fue la más dócil y rápidamente se adaptó al uso del arnés y el chaleco”, escribió. El lanzamiento se hizo el 11 de abril de 1967, a las 10 de la mañana, desde la Escuela Aerotransportada de Córdoba: Belisario iba en una cápsula acoplada al cohete Yarará, de fabricación nacional.

Cincuenta minutos más tarde, el ratón fue rescatado sano y salvo, aunque mojado en transpiración, muy nervioso y con 8 gramos de menos; durante el vuelo se registraron sus datos de respiración y cardíacos y también las temperaturas internas y externas.

“Belisario vivió sano y salvo hasta el fin de sus días en el Instituto de Biología Celular donde había nacido y fue padre de numerosas ratitas, las cuales, como era previsible, no tuvieron alteración alguna”, expresó De León. Su compañero, Celedonio, no tuvo la misma suerte: el 19 de mayo de 1967 embarcó desde El Chamical en una cápsula adosada al cohete Orión II, pero el paracaídas se enredó en el motor y la cápsula cayó al piso. Algo así le pasó también a la rata Dalila.

El mono Juan, de 18 meses y 1,5 kilos de peso, capturado en Salta, participó de la experiencia Canopus II – Bio II. Viajó en una cápsula adosada al cohete Rigel 04, sobre un asiento similar a los usados en las misiones tripuladas, protegido con arneses.

El lanzamiento fue el 23 de diciembre de 1969 desde El Chamical y el rescate fue exitoso: aunque emergió desorientado y muy quieto, “poco después se recuperó totalmente y vivió hasta el fin de sus días en el Zoológico de Córdoba”, apuntó.

Entre Belisario y Juan, con buena o mala fortuna, hubo otros “astronautas” como los ratones Alfa, Gamma, Alejo, Aurelio, Anastasio, Braulio, Benito, Cipriano y Coco; y una monita caí misionera sin nombre, que no pudo ser rescatada con vida.

“La Argentina se convertía entonces en el cuarto país en el mundo en la realización de experiencias biológicas en el espacio, detrás de los Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia, y era el primero en Latinoamérica”, consignó De León.


¿Europa Oriental lista para el estallido?

marzo 1, 2009

Una publicación contestaria norteamericana (Counterpunch) ha publicado el siguiente artículo de Mike Whitney. No se vislumbra un sesgo ideológico demasiado notorio y, en todo caso, los datos y fuentes que citan son demasiado categóricos para pasarlos por alto.

“Europa Oriental está a punto de estallar. Si lo hace, se llevará consigo buena parte de la Unión Europea. Hay una situación de emergencia para la que no existen las soluciones sencillas. El FMI no tiene recursos para un salvataje de esta dimensión y la expansión de la recesión es más veloz que la organización de los esfuerzos de alivio. Los ministros de finanzas y los presidentes de banco central corren en círculos, tratando de apagar un incendio tras otro. Lo único que falta para que los acontecimientos los superen es… tiempo. Si se permite que un país entre en cesación de pagos, los dominós podrían empezar a caer en toda la región. Esto podría actuar como disparador de cambios dramáticos en el panorama político. Ya no se puede dejar de lado un ascenso fascista.

El jefe de la sección de economía del Telegraph (Reino Unido) lo resume así: “El director del FMI advirtió en la cumbre del G7 de Roma que una ‘segunda ola’ de países caerá ante la crisis económica y enfrentará un salvataje de esa institución… Pero el tamaño del sector bancario de algunos países y sus compromisos financieros transforman en enanas a sus economías, y se teme que caigan víctima de crisis de balance de pago y cambiarias, de un modo muy parecido a lo que sucedió con Islandia, que el año pasado recibió ayuda de emergencia del Fondo” (UK Telegraph).

El capital extranjero huye a tasas alarmantes; en cuestión de meses ya se retiraron dos tercios. La deflación tira hacia abajo los precios de los activos, aumenta el desempleo, e incrementa la carga de deudas de las instituciones financieras. En todas partes lo mismo. Se están vaciando y dejando sin capital las economías. Ucrania se balancea al borde de la bancarrota. Polonia, Letonia, Lituania y Hungría se han deslizado a una depresión de bajo nivel. Los países que más han sufrido son los que siguieron el régimen económico de Washington. Apostaron a que un crecimiento sustentado en el endeudamiento y las exportaciones les trajera prosperidad. Ese sueño se hizo trizas. No desarrollaron su mercado interno, así que la demanda es débil. Falta capital, y para evitar la bancarrota las empresas se ven obligadas a despotenciarse. Para cubrirse de la caída en el valor de sus acciones necesitan fondos frescos. Necesitan que el FMI les tire una soga; caso contrario, sus economías se seguirán desmigajando.

El corresponsal de economía del UK Telegraph, Ambrose Evans Pritchard, ha escrito una serie de artículos sobre Europa Oriental. En “El fracaso en salvar a Europa Oriental terminará fundiendo al mundo” afirma que: La semana pasada, el ministro de finanzas de Austria, Josef Pröll, hizo esfuerzos frenéticos para conseguir un rescate de 150 mil millones de euros para el antiguo bloque soviético. Lo bien que hace. Sus bancos le han prestado a la región 230 mil millones, un 70% del PBI austriaco.

Según Der Standard de Viena, “una tasa de quebranto del 10% llevaría al colapso del sector financiero austriaco”. Desgraciadamente, esto está a punto de suceder.

El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) afirma que las deudas malas llegarán al 10% y podrían alcanzar el 20%… El director de divisas de Morgan Stanley, Stephen Jen, declaró que
Europa Oriental ha tomado 1,7 billones de dólares en el extranjero, y buena parte de esa deuda madura a corto plazo. Este año tiene que devolver (o renegociar) 400 mil millones, alrededor de un tercio del PBI regional. Que tengan buena suerte. La ventanilla de los créditos se ha cerrado de un portazo.

Casi todas las deudas del bloque del Este se han contraído con Europa Occidental, especialmente con bancos austriacos, suecos, griegos, italianos y belgas. Además, los europeos dan cuenta de un asombroso 74% de la deuda total (4,9 billones de dólares) de los mercados emergentes. Frente a este último derrape están cinco veces más expuestos que los bancos de EEUU y Japón, y están un 50% más apalancados (datos del FMI, Ambrose Evans-Pritchard, UK Telegraph)

La crisis económica rápidamente se está haciendo política. En toda
Europa Oriental ha habido disturbios en las capitales. Al Sr. Geithner
le conviene prestarles atención. Crecen las perspectivas de un
levantamiento político. La ansiedad pública puede derramarse en las
calles en un segundo. Los gobiernos deben actuar rápida y resueltamente. Estos países necesitan moneda dura y garantía de apoyo. Si no consiguen esa ayuda, la furia popular, que está recalentándose, se transformará en algo mucho más letal.

Según el corresponsal Ambrose Evans-Pritchard del UK Telegraph:
“Hasta ahora, los bancos globales han mandado a pérdida la mitad de los 2,2 billones de dólares en pérdidas estimados por el FMI. Además, los bancos de la Unión Europea están expuestos en 1,6 billones en Europa oriental; ésta aparece cada vez más como la debacle “subprime” de Europa, y las deudas corporativas de la Unión Europea son un 95% del PBI (compárese con el 50% en EEUU), y esto es una preocupación creciente a medida que suben las tasas de quebranto.

“Es esencial que el apoyo estatal por vía de alivio de activos no asuma una escala que genere preocupaciones sobre sobreendeudamientos o problemas de financiación. En el actual contexto de déficits presupuestarios en ampliación, crecientes niveles de deuda pública y desafíos en la emisión de bonos soberanos, estas consideraciones tienen particular importancia.” (UK Telegraph)

Lo mismo ocurre en todos los sitios donde los bancos combinaron sus
ramas comerciales y de inversión. La deuda se lanzó como un cohete hasta niveles insostenibles, desestabilizando toda la economía. Los bancos han operado como fondos compensados, ocultaron sus actividades en operaciones que no figuran en los balances, y maximizaron su apalancamiento por medio de instrumentos de deuda opacos. Ahora, toda la economía mundial está atrapada en la succión descendente de una burbuja especulativa en colapso. Europa Oriental ha sufrido un duro golpe, pero es solo el primero de muchos palos de bolos que van a caer. Toda Europa está infectada por el mismo virus, originario de Wall Street. El New York Times del lunes resume los desarrollos en la Unión Europea: “En los meses de cierre del año pasado, Europa se hundió más en una recesión que EEUU, según datos del viernes… Según la oficina de estadísticas de la Unión Europea, la economía de los 16 países que comparten el euro como divisa declinó un 1,5% el cuarto trimestre (una caída anual de alrededor del 6%). Esto es peor aún que la caída del 1% de la economía estadounidense durante el mismo período, en comparación con el trimestre anterior.

“Los datos del día borran toda ilusión de que la zona del euro esté
llevando bien esta caída planetaria”, dijo Jörg Radeke, un economista
del Centro de Investigación Económica y Empresaria de Londres (“Europe Slump Deeper than Expected”, New York Times)

Los “liquidacionistas” desean ver a los gobiernos cortándole el flujo de fondos a las instituciones financieras enfermas y dejarlas quebrar solas. Esto es una locura darwiniana, algo así como esperar a que pase un ataque el corazón sobre el piso de la cocina en lugar de correr al hospital para atención de urgencias. La tasa de desaceleración de la economía mundial es la más rápida de la que se tenga registro. Ya se ha borrado el 40% de la riqueza global. El sistema bancario es insolvente, el desempleo arrecia, los ingresos fiscales caen, los mercados están shockeados, la vivienda se va a pique, los déficits se van a las nubes, y la confianza de los consumidores se encuentra en el punto más bajo de la historia. No hay tiempo para aferrarse a ideologías a medio cocinar. La economía mundial está sufriendo una contracción sistémica masiva que podría salirse de todo control y lanzarnos a una nueva guerra mundial. Los dirigentes políticos tienen que darse cuenta de las urgencias de la hora, y asegurarse de que el vehículo no caiga a la banquina.


China y América Latina

marzo 1, 2009

Este reportaje fue publicado por la Deutsche-Welle y si lo transcribimos aquí es porque es un aporte valioso al análisis de las relaciones actuales entre China y nuestros países, vistas desde Alemania. Y, además, porque una de sus conclusiones  “América Latina será competitiva si invierte en capital humano“, la suscribimos con las dos manos.

“La euforia de América Latina con China se desinfla. Ahora se le analiza mejor, e incluso se duda de las ventajas de la conexión China-Latinoamérica.

Y es que si el boom de la exportación de materia prima hacia Oriente ha sido motivo de júbilo -hasta ahora-, la percibida “invasión” de mercancía made in China es la otra cara de la moneda.

DW-WORLD habló al respecto con el profesor Hartmut Sangmeister (62), de la Universidad Ruprecht-Karl de Heidelberg, Alemania Un apasionado investigador del acontecer latinoamericano y profesor de Economía del Desarrollo en la Universidad de Heidelberg -una de las principales instituciones élite y la más antigua de Alemania- que acaba de regresar de China.

No trajo muy buenas noticias, pero sí lúcidas observaciones en torno al futuro de las relaciones entre América Latina y el país asiático.

Su investigación “La conexión china: Los intereses económicos chinos en Latinoamérica” fue publicada en septiembre de 2008, poco antes de que estallara la crisis financiera internacional.

DW-WORLD: ¿Qué conclusiones o pronósticos querría Usted corregir a la luz de los nuevos acontecimientos?

Hartmut Sangmeister: Pasé tres semanas en China y conversé con empresarios y científicos locales para saber cómo estaban siendo afectadas las perspectivas económicas del país por la actual crisis financiera. Llegamos a la conclusión de que China no podrá sostener el grado de crecimiento económico que había demostrado hasta ahora y eso trae consecuencias de peso para sus socios comerciales en América Latina.

Los sectores ligados al desarrollo de alta tecnología para cohetes, satélites y la industria de la aviación no van a padecer mucho, pero ese es un ámbito de colaboración muy pequeño entre China y Latinoamérica. Los que de inmediato se verán afectados por la desaceleración de la economía china serán Chile y Brasil: sus proveedores de materia prima por excelencia.

DW: Asumiendo que la actual crisis financiera que azota a Estados Unidos y Europa le permita a la República Popular China vender sus productos aún más baratos en Latinoamérica, ¿qué países y sectores productivos se verán más afectados por la competencia con China y cómo podrían proteger sus respectivas economías?

HS: México, Guatemala y otros países centroamericanos tendrían mucho que perder en esa competencia porque producen la misma mercancía que China: textiles, zapatos, juguetes, aparatos electrodomésticos y otros objetos de baja complejidad tecnológica.

La industria brasileña de zapatos también se vería golpeada por la oferta masiva de productos chinos, si no fuera porque el gobierno implementa políticas proteccionistas fuertes en ese sector. Pero esa tampoco es una medida sostenible para garantizar la salud de una economía nacional; la historia de la economía mundial nos enseña que el proteccionismo a largo plazo no tiene sentido.

DW: El proteccionismo no es una medida efectiva para impulsar las economías nacionales a largo plazo, pero muchos latinoamericanos reaccionan negativamente cuando oyen hablar sobre la necesidad de liberalizar la economía. ¿Cómo pueden los países latinoamericanos competir en igualdad de condiciones con China u otras potencias sin implementar condiciones de trabajo inhumanas, procesos de producción dañinos para el medio ambiente o paquetes económicos que incrementan los índices de pobreza y comprometen la convivencia ciudadana pacífica y la estabilidad de las instituciones democráticas?

HS: Aparte del proteccionismo o la liberalización de la economía, existe una tercera opción: la inversión masiva en la investigación científica, la capacidad innovadora y la educación; no solamente en la educación universitaria, sino sobre todo en la primaria y la secundaria. Gran parte de la población joven en Latinoamérica carece de los estudios más elementales y eso hace que un potencial valioso para el desarrollo del subcontinente pase inadvertido y se desperdicie.

La mano de obra barata y sin educación formal es buscada en China y en África porque en Latinoamérica el nivel de los sueldos ya es demasiado alto.

América Latina sólo podrá competir en el mercado internacional cuando invierta masivamente en el capital humano con el que ya cuenta, es decir,cuando prepare a su gente para encargarse de oficios que aporten un alto valor a la producción.

Las sociedades latinoamericanas tienen una ventaja competitiva frente a China: sus ciudadanos tienen potencial para la reflexión creativa y el desarrollo de innovaciones. Pero esa ventaja sólo puede aprovecharse optimizando el sistema educativo.

DW: En su ponencia “China y Latinoamérica: ¿socios económicos o rivales?” dice Usted que las relaciones económicas entre naciones no generan necesariamente ganancias equitativas para los involucrados. En el caso de las transacciones chino-latinoamericanas, ¿qué intercambios comerciales son los más provechosos para ambas partes?

HS: Aquellos en donde las necesidades de ambas partes se complementan mejor. Las relaciones de la República Popular China con Brasil son muy buenas. Cuando le preguntas a un exportador chino por Latinoamérica, lo más probable es que solamente conozca a Brasil, todo lo demás le resulta poco interesante porque Brasil compra sus productos terminados y le vende a China recursos minerales y materia prima de vital importancia.

México y la mayoría de los países centroamericanos producen la misma mercancía que China y entran en competencia con ella, pero en posición de desventaja. Ellos son rivales en el mercado internacional.

DW: Estados Unidos teme que su abastecimiento energético se vea afectado negativamente por la transferencia de energía de Latinoamérica a China. ¿Qué razones tendría Europa -y en especial Alemania- para temerle a la conexión China-Latinoamérica?

HS: Europa y Alemania reciben materia prima de Latinoamérica, pero muy pocos recursos energéticos y, en consecuencia, ellas tienen poco que temer.

Lo que a Estados Unidos le preocupa es el coqueteo frontal del gobierno venezolano con el chino, su intención de enviar su petróleo al otro lado del Pacífico, la dureza del discurso antiestadounidense de Hugo Chávez y la disposición de China -más retórica que de facto- a apoyar a los países latinoamericanos que desean independizarse económicamente del “gran hermano” del Norte.

Pero el envío de petróleo de Venezuela a China es complicado y muy caro desde una perspectiva logística y técnica. Además, China ha invertido masivamente en una cadena de producción en África -desde la exploración hasta el transporte, pasando por el procesamiento y la infraestructura- para poder sacar de allí gran parte de sus recursos energéticos.

Se suele decir que Latinoamérica recibió a China con los brazos abiertos, pero hay sectores influyentes que siempre sostuvieron una posición crítica frente a ese país, sobre todo en materia de derechos humanos y ecología.

Y ciertamente, no todos los proyectos de inversión anunciados por empresas chinas se han llevado a cabo. Los inversionistas chinos tuvieron que aprender que las sociedades civiles latinoamericanas tienen la voluntad y la capacidad para rechazar los proyectos que juzguen desfavorables para sus intereses.

Por ejemplo, protestas de ecologistas retardaron considerablemente la construcción de una fábrica de acero en la provincia brasileña de Maranhão valorada en casi 4 miles de millones de dólares estadounidenses; su inauguración estaba prevista para 2005, pero su planificación fue retomada apenas en abril de 2007 tras introducir cambios notables inspirados por estas protestas.

Evan Romero-Castillo, DW-World