Ratones argentinos al espacio

Esta historia es bastante conocida – por lo menos entre aquellos que se interesan por estas cosas. Si la subimos al blog del Foro, es porque con ella estrenamos una categoría “La Argentina que no cuidamos”. Porque es sólo un pequeño ejemplo de cosas que los argentinos hemos sabido hacer y no hemos sabido conservar, o – más importante – construir a partir de ellas.

Esta versión ha sido tomada de El Tribuno, de Salta, en ocasión de la presentación de un libro del Ing. De León. Nos pareció que estaba muy bien contada.

“El ingeniero argentino radicado en EEUU, Pablo de León, dio a conocer detalles de la actividad aeroespacial desarrollada en nuestro país entre las décadas del 60 y del 80 y que por razones políticas fue- desmantelada en los 90. Él fue el principal diseñador del traje NDX-1 para vuelos tripulados al planeta Marte. Su libro es el primero en su género y se constituye en un aporte invalorable a la historia espacial de nuestro país.

La presentación del libro de un ingeniero argentino que hoy dirige en los Estados Unidos un laboratorio de trajes espaciales, incentivó la pregunta: ¿Sabía usted que aquí se lanzaron ratones y monos al espacio?

Hay otras sorpresas: los restos de dos de esos “astronautas” -el ratón Belisario y el mono Juan- se conservan en el Museo Universitario de Tecnología Aeroespacial de Córdoba y sus vuelos se hicieron en la época en que la Argentina se encontraba entre los seis únicos países del mundo que desarrollaban tecnología espacial.

El libro que ilustra sobre éstas y otras rarezas se llama “Historia de la Actividad Espacial en la Argentina” y lo escribió Pablo de León, hoy director del Laboratorio de Trajes Espaciales de la Universidad de North Dakota e investigador asociado en Estudios Espaciales en esa academia. De León dirigió, en proyectos financiados por la NASA, el diseño del NDX-1, un prototipo de traje para misiones tripuladas a Marte, y del NDX-2, para la exploración lunar.

Esto no es todo: fue el director del proyecto PADE, un conjunto de siete ensayos argentinos que en 2001 volaron al espacio en el transbordador Endeavour; y también participó en el lanzamiento del satélite educativo argentino Pehuensat-1, de la Universidad Nacional del Comahue, puesto en órbita desde la India en 2007.

Por fin -aunque hay mucho más-en 1997 fue el primer argentino y segundo latinoamericano en volar en gravedad cero en el avión KC-135 de la NASA, con el que realizó 80 parábolas y probó experimentos argentinos que luego viajaron al espacio en el PADE.

Las historias

En su libro, De León cuenta que el ratón Belisario, de 5 meses y 170 gramos de peso, había nacido en el Instituto de Biología Celular de la Universidad de Córdoba.

“Belisario fue seleccionado entre varias ratas que no sospechaban lo que les depararía el destino. Esta fue la más dócil y rápidamente se adaptó al uso del arnés y el chaleco”, escribió. El lanzamiento se hizo el 11 de abril de 1967, a las 10 de la mañana, desde la Escuela Aerotransportada de Córdoba: Belisario iba en una cápsula acoplada al cohete Yarará, de fabricación nacional.

Cincuenta minutos más tarde, el ratón fue rescatado sano y salvo, aunque mojado en transpiración, muy nervioso y con 8 gramos de menos; durante el vuelo se registraron sus datos de respiración y cardíacos y también las temperaturas internas y externas.

“Belisario vivió sano y salvo hasta el fin de sus días en el Instituto de Biología Celular donde había nacido y fue padre de numerosas ratitas, las cuales, como era previsible, no tuvieron alteración alguna”, expresó De León. Su compañero, Celedonio, no tuvo la misma suerte: el 19 de mayo de 1967 embarcó desde El Chamical en una cápsula adosada al cohete Orión II, pero el paracaídas se enredó en el motor y la cápsula cayó al piso. Algo así le pasó también a la rata Dalila.

El mono Juan, de 18 meses y 1,5 kilos de peso, capturado en Salta, participó de la experiencia Canopus II – Bio II. Viajó en una cápsula adosada al cohete Rigel 04, sobre un asiento similar a los usados en las misiones tripuladas, protegido con arneses.

El lanzamiento fue el 23 de diciembre de 1969 desde El Chamical y el rescate fue exitoso: aunque emergió desorientado y muy quieto, “poco después se recuperó totalmente y vivió hasta el fin de sus días en el Zoológico de Córdoba”, apuntó.

Entre Belisario y Juan, con buena o mala fortuna, hubo otros “astronautas” como los ratones Alfa, Gamma, Alejo, Aurelio, Anastasio, Braulio, Benito, Cipriano y Coco; y una monita caí misionera sin nombre, que no pudo ser rescatada con vida.

“La Argentina se convertía entonces en el cuarto país en el mundo en la realización de experiencias biológicas en el espacio, detrás de los Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia, y era el primero en Latinoamérica”, consignó De León.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: