el 25 de mayo de 1809

mayo 25, 2009

Este blog, como el Foro San Martín, han estado como callados en los últimos tiempos. Pero como la historia que contamos aquí apunta, a veces por debajo de la superficie continúan pasando cosas. De todos modos, no podíamos dejar de recordar esta historia, de un 25 de mayo cuando todavía lo que hoy es Argentina y lo que hoy es Bolivia tenían un sueño americano en común. Agradecemos esta nota a Eduardo Rosa que la escribió y a Alejandro Pandra que nos las hizo llegar

A 200 años del primer grito de independencia en el virreinato del río del La Plata.

Charcas, Chuquisaca o La Plata , la ciudad de los tres nombres era para Concolorcorvo la “más hermosa y bien plantada de todo el virreinato.

Desde que se descubriera plata en la cercana Potosí, que llegó tener, en 1625 160.00 habitantes, lo que lo hacia una ciudad más grande que Londres, la población de la zona había mermado al agotarse su riqueza.

La vemos en 1809 con apenas 8.000 pobladores, indios, mestizos y blancos, en su mayor parte dependiendo de la universidad de la audiencia o del obispado, lo que era una mezcla explosiva. Tan explosiva como el nombre de su zona, el “P’utusqsi” – de donde se deriva “Potosí”, que significa “explosión”, porque se cuenta que los incas ya habían descubierto la plata y cuando quisieron extraerla, una enorme explosión se los impidió, y por respeto a tanto celo telúrico no continuaron en su empeño.

Charcas fue fundada para ser cabeza del Virreinato del Perú y debió depender de Lima, Tuvo inmensas riquezas y solo le quedaron como fantasmas la magnificencia decadente de sus iglesias con altares de plata y la frustración de no ser.

Pertenecía, desde 1776 administrativamente al virreinato del Río de la Plata , lo que era una frustración más para esa orgullosa ciudad, ya que debía depender de la lejanísima y poco ilustre Buenos Aires.

La ciudad de los tres nombres y la triple corona por su audiencia real, catedral metropolitana y universidad Mayor era un nido de pleitos y discusiones, como toda población de funcionarios, canónigos, abogados y estudiantes y su mezcla de orgullosos hidalgos o comerciantes venidos a menos, en cuya sangre corrían parejos castizos blasones y orgullo indígena.

A fines de 1808 llegan rumores sobre la situación española que las autoridades traten de ocultar. Pero como no podía ser de otra manera, comienza la discusión en donde todos están contra todos. Cada grupo de presión, sean clérigos, militares jueces o autoridades trata de ganar un lugar en el previsible reacomodamiento de las cosas, hasta que de la universidad de San Francisco Javier se propone el “silogismo de Chuquisaca

Premisa mayor: “Las Indias son un dominio personal del rey y no de España”.

Premisa menor: El rey está impedido de reinar”.

Conclusión: “Luego las Indias deben gobernarse a sí mismas desentendiéndose de España”.

Desde enero de 1809 la ciudad se convierte en un infierno de discusiones. Esto se agrava con la certeza de las operaciones de los “Carlotinos” que trabajaban para coronar en América a Carlota, esposa del rey de Portugal y hermana de Fernando VII rey español. Era una maniobra bien pensada, que pondría un rey en América y políticamente paralizaría las represiones previsibles de España y Portugal. Pero no interpretaba los deseos del pueblos

El 25 de Mayo de 1809

Los estudiantes – impulsados por el joven tucumano Bernardo de Monteagudo – levantan al pueblo contra la entrega a los portugueses. A las 7 de la mañana del 25 de mayo la plaza Mayor se llena de gente; los canónigos echan a vuelo las campanas de la catedral a cuyo repique hacen eco todas las iglesias; la multitud exige la libertad de algunos presos; las autoridades acaban por concederlas. Hay manifestaciones. El comandante militar, Alvarez de Arenales, plegado a la rebelión organiza la defensa: moviliza e instruye a todos los hombres aptos para las armas y en poco tiempo reúne un ejército de 1.300 milicianos. Salen delegados : Mariano Michel va a La Paz , Bernardo de Monteagudo a Potosí y Manuel Moreno a Buenos Aires.

El presbítero Medina será la cabeza de la revolución, pero Domingo Murillo sería su alma. Hijo sacrílego de un sacerdote de una india paceña, fue educado cuidadosamente por su padre. Este le deja el legado de una buena biblioteca, pero él debe trabajar de minero y luego de escribiente. Reinicia su carrera de leyes a los cuarenta años; obtiene el título en Charcas en 1805 y abre en La Paz su bufete especializado en la defensa de indios.

La noticia de los tumultos de Charcas llega a Buenos Aires en junio. En el río de la plata eran más fuertes los Carlotistas y eso inmoviliza el apoyo, dado el sesgo fuertemente contrario a la maniobra de los Carlotinos, entre los que se encontraba Belgrano.

De otra forma, la revolución Nacionalista de Charcas, que era mirada con simpatía y desconfianza hubiera podido prender en Buenos Aires y junto a ella en todas las demás provincias cercanas y tal vez otra hubiese sido nuestra historia.

Lo cierto es que ya se cumplen los primeros 200 años del grito de independencia y esto se lo debemos a una ciudad que hoy se llama Sucre y está en Bolivia, aunque cuando se sublevó era parte de nuestro virreinato.

Eduardo Rosa – 24 de mayo del 2009


Artigas y las Provincias Unidas de la América del Sur

abril 6, 2009

A propósito de la próxima reunión de los presidentes del Mercosur, y de un nuevo aniversario del nacimiento de Artigas, Fernando del Corro, periodista y profesor de historia en la Universidad de Buenos Aires, ha escrito esta nota:

“En Asunción del Paraguay, a muy pocos kilómetros de Iribay, donde en 1850 murió el patriota rioplatense José Gervasio de Artigas, los presidentes de la región que fue motivo de sus pasiones se reunirán en junio próximo pocos días después del 19, cuando se cumplirán 245 años de su nacimiento, para seguir profundizando un proyecto que aquel hubiera apoyado sin titubeos, el MERCOSUR.

Nadie, en estas tierras, como Artigas, entendió la necesidad de la unidad regional en los tiempos en que las viejas colonias de América Latina se independizaban de sus metrópolis. Por ello, jamás asumió la nacionalidad uruguaya y desde la independencia de ese paí,s nunca regresó a pesar de las múltiples gestiones que realizaron los diferentes gobernantes montevideanos, incluyendo gestiones realizadas a través de alguno de sus parientes más próximos.

Así fue como no abrió la comunicación que le hiciera llegar en 1841 el presidente Fructuoso Rivera, ni se allanó ante los pedidos de su hijo José María enviado con ese propósito, ni ante los pedidos de futuros gobernantes. Prefirió quedarse en tierras guaraníticas, como rioplatense, nativo de la Provincia Oriental, que él creó, para morir a los 86 años, acompañado por algunos viejos fieles, entre ellos su perro “Charrúa”.

Artigas fue el símbolo vivo de la unidad de los pueblos del sur del continente, del mismo modo que Simón Bolívar,  con sus matices, lo fue entre los de la región norandina.. Su sistema de los pueblos libres implicaba la “revolución grande” basada en los principios de independencia, república y confederación, en el cual, según sostenía, “los más infelices serán los más privilegiados”.

Bajo su lema “con libertad no ofendo ni temo” Artigas logró unir, como “Protector de los pueblos libres”, a las provincias rioplatenses de Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Santa Fe (hoy argentinas) y Banda Oriental (hoy Uruguay), cuyos diputados concurrieron a la Asamblea del Año XIII del ex Virreynato del Río de la Plata.

Fueron para reclamar la sanción de una constitución basada en el sistema confederal, con división de poderes, libertad civil y religiosa, autonomías provinciales y libertad de puertos, entre otras. Mandato que surgió del Congreso de Tres Cruces (en la Banda Oriental), del 5 al 20 de abril de 1813, cuando proclamó: “Mi autoridad emana de ustedes y cesa por vuestra presencia soberana”.

Sus diputados fueron rechazados por la postura unitaria del Directorio impuesto desde la Ciudad de Buenos Aires. A partir de entonces, Artigas fue tentado por los gobiernos bonaerenses para el separatismo, cosa que al no ser lograda, se convirtió en un estímulo a los luso-brasileros para invadir la Banda Oriental.

El patriota rioplatense fue vencido por el poder militar luso-brasilero y la plutocracia del puerto de Buenos Aires, que logró hacer que su lugarteniente entrerriano Francisco “Pancho” Ramírez se volviera en su contra. Así tras la derrota de Tacuarembó ante el primero y lo hecho por el segundo, en septiembre de 1820 marchó hacia Paraguay para regresar y seguir la lucha, lo que fue impedido por el gobierno de José Gaspar  Rodríguez de Francia, que lo alojó en San Isidro de Curuguaty y le otorgó un sueldo que luego le retiró cuando se enteró que Artigas repartía todos sus bienes entre los pobres. Para entonces Ramírez había pedido a Francia que le entregase al caudillo oriental, pero el presidente paraguayo se negó de plano.

Así es que allí vivió siempre convencido de la necesidad de unión de los pueblos de la región, acompañado por sus indios charrúas (los que se quedaron en el Uruguay fueron masacrados por Fructuoso Rivera y los últimos cinco, incluyendo una embarazada, vendidos a un circo francés) y sus negros (origen de los actuales afro-paraguayos), entre ellos su lugarteniente afro-oriental Joaquín Lencina, el famoso Ansina, en lo que en guaraní se dio en llamar “Artigas Cué” (el pueblo de Artigas), en “Kambá Kuá” (cueva negra), hasta que los próximos gobiernos paraguayos optaron por trasladarlo más cerca de Asunción, donde desarrolló una explotación rural cooperativa, como ya lo hacía en su anterior destino y llegó a ser consultor del presidente Carlos Antonio López. Su hijo, el futuro mariscal Francisco Solano López solía visitarlo con sus hermanos para escuchar sus relatos.

A 245 años de su nacimiento en la campiña oriental, donde vivió toda su adolescencia y buena parte de su juventud con la tribu de los charrúas, la que lo acompañó a Ayuí (Entre Ríos) en el”Exodo Oriental” de 1811, y que murió diciéndose de nacionalidad rioplatense, la perspectiva de unir más profundamente los pueblos de la región, incluyendo a sus viejos adversarios brasileros, sonará, desde las tierras guaraníes donde vivió sus últimos 30 años, como una reivindicación a su memoria.


Una advertencia desde Bolivia

marzo 28, 2009

A pesar de las intenciones, no estamos subiendo muchos nuevos comentarios al blog del Foro porque el Foro no se ha reunido en las últimas semanas, y es difícil equilibrar las diferentes opiniones mientras no se expresan. Pero Andrés Soliz Rada,  periodista, dirigente sindical, profesor universitario y político boliviano. que fuera ministro de Hidrocarburos de Evo Morales hace esta advertencia. Y los argumentos que expone resuena fuertemente con el pensamiento de los miembros de este Foro. Consideramos necesario darle cabida. Bolivia está en el corazón de América del Sur, y fue cuando la Argentina nacía el Alto Perú. Su unidad es una necesidad política de Argentina y de Latinoamérica.

BOLIVIA: SIN ESTADO NACIONAL
Andrés Soliz Rada

“El país está dejando atrás los esfuerzos de 183 años, llenos de luces y sombras, por construir un Estado Nacional aún in constituido, para
dar paso a un Estado plurinacional, que reconoce a 36 naciones indígenas. Tal reconocimiento no obedece a demandas de la sociedad.
Nadie presenció alguna manifestación callejera o concentración campesina en la que se coreara la consigna “Vivan las 36 naciones”.

En la guerra del agua de 2000, la muchedumbre enfrentó en Cochabamba a las fuerzas represivas al grito “El Pueblo Unido Jamás Será Vencido”. En la guerra del gas, de 2003, cuyo núcleo fue la ciudad de El Alto y que culminó con la caída del neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada, se venció bajo la consigna “El Alto de Pie Nunca de Rodillas”. En ambos sucesos, la presencia de banderas bolivianas fue abrumadora.

Si alguien hubiera gritado en Cochabamba “Viva los quechuas, abajo los mestizos”, o en El Alto “Los Aymaras de Pie, los Cholos de Rodillas”, habría sido tomado por loco. La Nueva Constitución Política del Estado (NCPE) es un producto exógeno, oxigenado por millonarios desembolsos de ONGs, las que abonaron la disgregación nacional bajo la excusa de legítimas reivindicaciones culturales (Convenio 169 de la OIT, de 1990 y Resolución de la Asamblea de la ONU de 2008). Las culturas indígenas influyeron fuertemente en la sociedad boliviana. La religión católica abandonó la ortodoxia para acuñar cultos a vírgenes mestizas, la medicina occidental se mezcló con recetas tradicionales, al igual que los mejunjes surgidos en la comida casera. El folklore se enriqueció con creaciones indo mestizas, que combinaron inspiraciones del cholaje con acordes precolombinos.

Las uniones legales y extra legales fortalecieron la porosidad social y lograron que la presencia morena en universidades, cargos públicos,
Fuerzas Armadas o Policía se tornara creciente. Esta es la línea que debió profundizarse. Evo Morales ha usado el castellano para erradicar
el analfabetismo, lo que demuestra que la casi totalidad de la población boliviana habla este idioma. Las ONG dicen que la justicia
comunitaria se mantuvo por la ausencia del Estado en poblaciones aisladas. Lo obvio era garantizar esa presencia en vez de imponer,
como ocurre ahora, el desbarajuste de 36 “justicias” contradictorias.

Los defensores del caos aducen que no permitirán que la casta criollo-mestiza, continúe con la opresión de los 500 años. Esta es una
dulce melodía para los agentes del poder mundial que esperan apoderarse de los territorios indígenas, la biodiversidad y los
recursos naturales que contienen. Similar sentimiento es compartido por terratenientes y separatistas de la “media luna”, que exigen
convertir a Bolivia en Estado federal bi nacional. Los oligarcas racistas y neoliberales que pululan especialmente en barrios residenciales, que despreciaron a Felipe Quispe y Remedios Loza, a Carlos Palenque y Max Fernández (sus abuelos repudiaron a Isidoro Belzu y Andrés de Santa Cruz y Calahumana), se sienten justificados por el fundamentalismo indígena.

El éxito de separatistas y plurinacionales se asienta en el odio, el caos y el descontrol social. La masacre de campesinos en Pando y la
humillación de indígenas en Sucre coexisten con linchamientos impunes, asaltos y cercos al Parlamento, observados por la Policía a prudente distancia. La corrupción alcanza ahora a dirigentes de movimientos sociales empeñados en recaudar fondos para sus organizaciones. La producción de cocaína está en auge. La guerra entre pobres también se acentúa. Cooperativas mineras, formadas por indígenas, son asaltadas por otros indígenas. El odio racial está a flor de piel. El Estado plurinacional avanza incontenible. Pese a todo, se necesita usar los escasos resquicios de la NCPE para seguir buscando la unidad nacional”


Antártida: diputados de Argentina y Chile rechazan el reclamo inglés

marzo 11, 2009

En los diarios encontramos muchas veces trivialidades o – peor – cosas importantes tratadas en forma trivial. A veces hay excepciones y esta es una. Queremos copiar la noticia aquí en forma íntegra porque es un gesto que debe reconfortar a argentinos, chilenos y a todos los de la Patria Grande

7 de marzo de 2009

INTENTO BRITANICO DE RECLAMAR EN LA ONU UN MILLON DE KILOMETROS CUADRADOS MAS DEL CONTINENTE BLANCO

En una sesión especial realizada ayer en la Antártida, con gran simbolismo político y una declaración que incluyó críticas a Gran Bretaña, diputados argentinos y chilenos realizaron la primera visita conjunta a suelo antártico y reafirmaron la soberanía de ambos países en el territorio, en un hecho que fue catalogado por ambas delegaciones como “un hito en las relaciones bilaterales”.

Mientras el viento helado entraba sin pedir permiso desde la Península Antártica a las Islas Shetland, la base chilena Eduardo Frei, de las más grandes en el continente blanco, fue el escenario de la primera sesión conjunta de ambas cámaras legislativas.

Allí, los 14 diputados presentes (ocho chilenos y seis argentinos) dieron a conocer una declaración conjunta en la que ambas delegaciones “reiteran su común posición ante toda petición del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sobre territorios Antárticos y su plataforma continental”, y en la que sostienen que “no reconocen” los fundamentos de los países europeos para una eventual ampliación de sus reclamos de soberanía en la Antártida.

“Rechazamos toda pretensión del Reino Unido sobre el Tratado Antártico”, explicó a un enviado especial de Clarín el diputado Ruperto Godoy, Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara de Diputados de Argentina, quien agregó: “Reivindicamos la soberanía argentino chilena en el territorio”.

En esa línea se expresó también el diputado chileno Renan Fuentealba Vildosola, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del parlamento, que afirmó a Clarín: “No vamos a tolerar esta avivada Gran Bretaña. Su reclamo es improcedente”.

En mayo próximo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), abriría el juego para que aquellos países que hayan adherido al Tratado Antártico en 1949 presenten nuevos fundamentos para ampliar sus pedidos territoriales en el mar.

Según trascendió, Gran Bretaña ampliaría su reclamo en cerca de un millón de kilómetros cuadrados. De hecho, el sector antártico donde se ubica la base Frei es pretendido tanto por Argentina, Chile y Gran Bretaña, cuyos reclamos se superponen casi totalmente.

“Mucho se hablo de que Argentina y Chile nunca podían llegar a un entendimiento, pero esta sesión echa por tierra estas teorías”, estimó Godoy, en una línea de confraternidad que fue una postal más del encuentro.

En esa misma dirección se expreso la diputada María Angélica Cristi Marfil, presidenta de la Comisión de Defensa chilena, quien sostuvo que “la sesión es un hecho histórico. Por primera vez una comisión binacional que avanza en forma conjunta a los Ejecutivos y, frente a la posible ampliación de los reclamos británicos, estar unidos nos da mucha más fuerza”.

El encuentro entre los representantes de ambas cámaras, “un hito para la relación bilateral”, según expresa la declaración conjunta, contó con aval expreso y coordinación de ambas cancillerías y Ejecutivos, al punto que la comitiva argentina se trasladó a Río Gallegos desde Buenos Aires, antes de partir a la Antártida, en un avión presidencial.

“La diplomacia parlamentaria es una herramienta ideal para complementar las acciones que puedan llevar a cabo las respectivas Cancillerías”, aseguró Godoy, y agregó que una de las principales virtudes de esta metodología es la “pluralidad de voces” que conlleva.

Por la delegación Argentina estaban Luis Fabris (UCR), Pedro Azcoiti (UCR), Fernando Iglesias (Coalición Cívica), Ruperto Godoy (FPV), Luis Galvalisi (PRO) y Raúl Solanas (Frente Para la Victoria).

En ambas delegaciones había oficialistas y opositores.


Las Plantas de Pasta de Celulosa sobre el Río Uruguay

julio 21, 2007

El Foro San Martín para la Integración de Nuestra América fue creado en Febrero de 2002 por ciudadanos y ciudadanas argentinas para dialogar y debatir sobre la política latinoamericana en general y la política sudamericana en especial. Aspira por lo tanto en este caso a contemplar con la mayor equidad posible los intereses de los dos países involucrados.

declaracion.jpg

Declaración del Foro San Martín (FSM) sobre el diferendo entre Argentina y Uruguay en torno a las plantas de pasta de celulosa sobre el río Uruguay

Frente a la magnitud que ha adquirido el diferendo, desproporcionada en relación con el hecho que le dio origen, y preocupados por la tardanza en encaminarlo hacia una solución, los integrantes del FSM sostienen:

(Continúa en la página El conflicto por Botnia)