EL MERCOSUR ES NUESTRO PRINCIPAL SOCIO COMERCIAL

 por Marcelo Saravia

“Los americanos del sur están dispuestos a defender su patria”
JOSÉ ARTIGAS

“La América del Sur se opone, y más desesperadamente se opondrá en adelante, a ser paje de armas del Coloso”
LUIS ALBERTO DE HERRERA


La Geografía es la Historia en el espacio y la Historia es la Geografía en el tiempo. Esta honda verdad siempre retorna, aunque a veces intentemos olvidarla. La geografía no se muda, como decía el Barón de Mauá. Por ello aunque algunos compatriotas ingenuamente crean que el Uruguay puede irse en un avión a Miami, el destino regional de nuestro país en la Cuenca del Plata y América del Sur siempre vuelve.


BRASIL ES EL MAYOR DESTINO DE LAS EXPORTACIONES URUGUAYAS
Las buenas noticias acerca del MERCOSUR, ya señaladas por Alberto Volonté, deben enumerarse comenzando por destacar que Brasil, desde el año pasado, ha vuelto a ser, como es habitual, el principal destino de nuestras exportaciones.

En el año 2006 exportamos 560 millones de dólares al Brasil. Ello representa un importante crecimiento del 28% en las exportaciones uruguayas con ese destino, respecto del año 2005. A su vez en el primer semestre del 2007 se confirma la misma tendencia. El principal destino de las exportaciones fue Brasil, con 225 millones de dólares entre enero y junio del 2007, alcanzando un importante aumento del 26.6% respecto de igual período del 2006.
Brasil, por otra parte, es el principal país inversor en el Uruguay. Podemos recordar entre las más destacadas inversiones recientes, las de Petrobras -por ejemplo la compra de las estaciones de servicio de la Shell, la participación en la distribución del gas a través de Gaseba y Conecta- o la del Banco Itaú que adquirió el Banco de Boston.

A la vez, Argentina es nuestro tercer socio comercial y las exportaciones hacia el vecino platense están creciendo, con la muy importante particularidad de que ese país constituye el principal destino de las exportaciones uruguayas de mayor valor agregado, fundamentales para cualquier proyecto de desarrollo nacional. Las exportaciones a la Argentina en el 2006 llegaron a los 304 millones de dólares, registrándose así un aumento del 18% respecto del 2005.
En el periodo comprendido entre enero y junio del 2007 las exportaciones a la Argentina alcanzaron los 149 millones de dólares, lo que significa un crecimiento del 18,6% respecto del mismo período del 2006. Más del 35% de las exportaciones a la Argentina en el primer semestre fueron manufacturas de contenido tecnológico medio a alto. Además de Argentina, el MERCOSUR y América Latina son destinos significativos para este tipo de exportaciones de mayor valor agregado. Es necesario recordar que los bienes industriales que exportamos al MERCOSUR no podríamos colocarlos en otros mercados.

El comercio intra-industrial entre empresas de Argentina y Uruguay, como por ejemplo en químicos, ferlitizantes, plásticos, papel, etcétera, demuestra la importancia estratégica de la región para el desarrollo industrial y la innovación tecnológica en nuestro país.
A la ves Argentina es una de las fuentes más importantes de inversiones en el Uruguay.
También el comercio con otros países de la región ha estado aumentando en proporción importante. En el 2006 el aumento de las exportaciones a Chile fue del 90% respecto del 2005; mientras que el crecimiento de las exportaciones a Venezuela en el 2006 fue un significativo 126% respecto del 2005. Incluso las exportaciones al Paraguay aumentaron en el 2006 un 4%.
En el primer trimestre del 2007 las exportaciones a Mexico aumentaron un 40%, a Venezuela un 46,9%, a Paraguay un 17,9% y a Perú un 72%.

Pasada la gran crisis, ya en el 2005 la relación entre las exportaciones uruguayas a los países latinoamericanos de ALADI y a Estados Unidos fue de 12 a 8 a favor de la ALADI: 1.136.346 contra 788.947 millones de dólares. También en el 2005 las exportaciones al MERCOSUR casi empataron las destinadas a Estados Unidos.

Mientras que en el 2006 se destinaron al MERCOSUR el 24% de las exportaciones uruguayas, observándose en todos los casos un aumento de las ventas hacia los países integrantes del bloque, superando ampliamente el 13% de las exportaciones que fueron destinadas a Estados Unidos el año pasado.

En el cuatrimestre enero – abril del 2007 el MERCOSUR fue el principal destino de nuestras exportaciones, con 363 millones de dólares que representan un aumentó del 21.7% respecto de igual periodo del 2006. Las exportaciones al bloque representan el 26.9% de las exportaciones totales, muy por encima del 15% de las exportaciones a Estados Unidos. Tendencia que se mantiene en el primer semestre del 2007.

Por el contrario las exportaciones a los Estados Unidos disminuyeron en el 2006 respecto del 2005, con una caída significativa del 32%


¿CUÁNTOS MILLONES DE DOLARES NOS COSTARÍA ROMPER EL MERCOSUR?
Aquellos que públicamente, en los medios de comunicación, en conferencias y seminarios o en actos políticos, abogan insistentemente por la ruptura del Uruguay con el MERCOSUR, no se han tomado la molestia de explicar cuántos cientos de millones de dólares perderíamos en semejante aventura. No se ha explicitado nunca el cálculo acerca de los perjuicios económicos que el Uruguay sufriría en esa desgraciada hipótesis.

 Una eventual ruptura del Uruguay con el MERCOSUR dañaría inevitablemente las exportaciones de bienes uruguayos así como tendría consecuencias muy negativas para el turismo, el sistema financiero, el desarrollo del nodo logístico, y afectaría nuestra capacidad de enfrentar los graves desafíos en materia energética. 

 ¿Alguien puede tener dudas al respecto? ¿Existe alguna persona que conciba una ruptura como esa sin costos económicos graves para el Uruguay?

Quizá quienes nacimos en el interior del país y en la frontera tengamos mayor conciencia de lo que significa en la vida cotidiana el vínculo económico, y no solamente económico, con la región. Existe un nexo palpable, no solamente registrable a través de las estadísticas, que es el resultado de siglos de historia compartida en la Cuenca del Plata.

¿Qué sería de las industrias que exportan al MERCOSUR? ¿Cómo afectaría tal situación al tan mentado nodo logístico y la actividad de nuestros puertos y aeropuertos? Los ejemplos en todos los órdenes de la actividad económica -como el turismo, los depósitos bancarios, etcétera- pueden multiplicarse indefinidamente.


LA INTEGRACIÓN NUNCA FUE SOLO COMERCIO
Estamos firmemente convencidos de que no puede haber, ni hubo nunca, integración regional real basada exclusivamente en el comercio. Es por eso que con espíritu artiguista, oribista, blanco y federal, saludamos con esperanza la creación del Parlamento del Mercosur, necesario instrumento de la integración geopolítica, socio-económica y cultural.

La unidad regional es imprescindible para nuestro país en un mundo en el que los Estados Continentales, como la Unión Europea, adquieren la mayor importancia, incluso como forma de supervivencia frente a la globalización y la unipolaridad del presente.

Los hombres del interior sabemos por experiencia que la cultura y los vínculos sociales, familiares y hasta espirituales -no solamente los económicos- con nuestros vecinos, conforman una densa red de relaciones que no depende de la voluntad de ningún círculo de gobernantes. Los gobiernos van y vienen. La Geografía y la Historia permanecen. Pensar lo contrario sería como haberle pedido a Aparicio Saravia y sus maragatos que no acompañasen a Gumersindo en la Revolución Federalista riograndense de 1893, u olvidar que en ella alcanzó el grado de General, por aclamación de sus compañeros brasileños.


EL PARLAMENTO DEL MERCOSUR Y EL PARLATINO
El Uruguay viene construyendo esforzadamente desde hace casi 50 años instituciones de integración política, económica y cultural que encaucen el vínculo pre-existente con la región, marcado por la geografía y la historia.

Los gobiernos blancos de la década del 60 fueron protagonistas, por ejemplo, del nacimiento de la ALALC (Asociación Latinoamericana de Libre Comercio) hoy convertida en ALADI, de la creación de URUPABOL que asocia a Uruguay, Paraguay y Bolivia, y del Tratado de la Cuenca del Plata precursor del MERCOSUR. Fue también en esa década del 60, en medio del gran impulso integracionista y una vez más bajo un gobierno blanco, que el Uruguay se incorporó al Parlamento Latinoamericano (PARLATINO) en diciembre de 1964. Aquella experiencia que aún permanece vigente, constituye un importante antecedente, aunque no el único, del recientemente creado Parlamento del Mercosur. El PARLASUR, 43 años después de creado el PARLATINO, continúa y fortalece una tendencia a la unidad regional que no se limita a lo meramente económico. Forma parte de las mejores tradiciones blancas y federales esta concepción integracionista amplia y abarcadora.

La muy elaborada experiencia del Parlamento Europeo ilustra bien los beneficios que nos puede deparar el PARLASUR.


EL RETORNO DE WILSON ES EL REGRESO DE AMÉRICA LATINA
Algunas semanas atrás se conmemoraron 23 años del retorno de Wilson al Uruguay. Aquél notable episodio de la lucha política contra la dictadura militar, que movilizó a multitudes de todos los partidos y condiciones sociales, debe ser homenajeado por la ideas por las que Wilson luchó.

Wilson Ferreira fue duramente criticado en 1961, por un diputado comunista, como un “panegirista” de la naciente ALALC. Tanto era el fervor que el gran caudillo ponía en la integración regional.

Más de un cuarto de siglo después, Wilson en una de sus últimas conferencias – “Nacionalismo y Latinoamericanismo”- dictada al comienzo de la enfermedad que lo llevaría a la tumba, nos enseñó para siempre que “No hay modo de ser patriota de patria chica si no se es simultáneamente y por eso mismo, patriota de la gran patria común latinoamericana”. Eso quiere decir que no podemos defender realmente los intereses del Uruguay sin defender a la vez los intereses de la unidad regional. En la misma ocasión y con el mismo sentido Wilson rindió homenaje a Herrera diciendo: “El amor de Herrera por la patria chica le hizo el político nacionalista más latinoamericano de todos los nuestros en este siglo”.

Por eso sostenemos que la vuelta de Wilson es el regreso de América Latina. Wilson vuelve y siempre está volviendo porque el MERCOSUR y América Latina están volviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: