La propiedad de los cuatro elementos

por Ulises Moyano
Miembro del MORENO. Trabaja en Psicología Social y ejerce la docencia en Mendoza

En la importancia y necesidad social que tienen cuatro elementos de la naturaleza (4-E), la tierra, el agua, el fuego (que representa los combustibles) y el aire, se funda la defensa del autor de la concepción nacionalizadora de los Recursos Naturales.

4elementos.jpg

La propiedad de los recursos naturales no puede quedar, como en Argentina, en manos privadas. El Derecho a la Vida y el Derecho a la Salud dependen del acceso a los recursos naturales. El acceso a los recursos naturales es la posibilidad que tienen las personas de satisfacer adecuadamente sus necesidades humanas fundamentales; por ende, el Estado debe implementar políticas públicas integrales y abarcativas, que aseguren las condiciones básicas para la subsistencia.

POR ESO JUSTICIA SOCIAL, TIERRA, AGUA, FUEGO Y AIRE PARA TODOS. Y DE TODOS.

En los últimos 200 años, con la aparición del capitalismo, los dueños de los medios de producción se ubicaron en la cúspide de la escala depredadora, dado que depredan recursos naturales y recursos humanos.
El concepto de la propiedad privada no existe en la naturaleza, es una construcción social que se ha exacerbado con el desarrollo del valor de cambio en detrimento del valor de uso. El modelo de producción y acumulación del capitalismo toma a la naturaleza como renta y no como un bien, y Argentina no es ajena a esta realidad. Argentina es una Nación joven con una historia milenaria, y la propiedad de los recursos naturales en los últimos 517 años ha sido un elemento de lucha constante, lucha por la propiedad de los mismos, y hoy a casi 200 años del primer gobierno patrio es necesario establecer una reflexión en lo referente no solo a su propiedad, sino
también a su uso.
Argentina hoy tiene casi 40 millones de habitantes, una superficie territorial donde una sola provincia albergaría a más de un país europeo, tierras fértiles y extensas, grandes reservas de agua, reservas de petróleo y gas. Sin embargo, casi la mitad de los argentinos son pobres, hay entre un 10 ó 18% de desocupación y subocupación. Argentina es un país donde 55 niños mueren diariamente por enfermedades producidas por la pobreza.
Pero. ¿qué pasa en este país que produce diez veces más alimentos de los que consume y sin embargo hay miles de niños que padecen desnutrición? ¿Por qué en el país del trigo hay niños que no tienen pan? ¿Por qué en el país de las vacas hay niños que no toman leche? ¿Cuánto tienen que ver la propiedad privada de los recursos naturales los dueños de los medios de producción en esta situación?

POR ESO JUSTICIA SOCIAL, TIERRA, AGUA, FUEGO Y AIRE PARA TODOS. Y DE TODOS.

LA TIERRA
Argentina sigue teniendo un modelo agro-exportador, pero en los últimos años nos estamos encontrando con una agricultura sin campesinos, agricultura signada por la expulsión de la mano de obra rural, producto de la expansión de la soja transgénica, en algunas regiones como Cuyo o, más específicamente en la provincia de Mendoza, por la vid y el olivo. Vid y olivo explotados por multinacionales que, aprovechando la fuerte devaluación, compraron por pocos dólares grandes extensiones de tierras aptas para el cultivo, tierras en muchos casos compradas a campesinos empobrecidos (endeudados en su mayoría y carentes de recursos para la explotación de su propia tierra).
Muchos campesinos decidieron vender a bajos precios sus mejores tierras, y hubo incluso quienes se ilusionaban con que alguno de estas nuevos dueños los emplearan como mano de obra barata para trabajar en lo que alguna vez fueron sus tierras.
Por otro lado, desconocidos grupos empresariales aparecen como nuevos dueños de tierras fiscales. Por solo poner un ejemplo, el de Malargüe, un departamento al sur de Mendoza, donde grupos económicos adquirieron tierras fiscales a montos irrisorios, adquiriendo extensiones superiores en km2 a la superficie de la Capital Federal, y quedando en sus manos no solo recursos naturales estratégicos como agua, tierra y recursos mineros, etc., sino también reservas naturales.
La agricultura sin campesinos generó la expulsión de cientos de trabajadores rurales a la ciudad, engrosando y haciendo crecer las villas aledañas a la capital mendocina. El Pedemonte es el lugar elegido por muchas de las familias expulsadas del agro: Bº La Favorita, San Martín, Campo Pappa, Los Pajaritos, etc. vieron crecer su población en los últimos años, pero estos barrios crecieron demográficamente no solo por la expulsión de trabajadores rurales del campo, sino también por sectores de clase media que fueron marginados por el festival del fundamentalismo de mercado de los años 90,
por lo que familias enteras encontraron en estas barriadas un nuevo destino. Pero paradójicamente, en los últimos años el Pedemonte mendocino se ha transformado en un lugar de nuevas luchas por la propiedad de tierras.
Mendoza es un oasis en el medio del desierto que depende para su desarrollo del agua. El Pedemonte resultaba hasta hace muy poco tiempo, una tierra no solo improductiva si no carente de valor económico por la falta de agua en la zona. La construcción hace solo unos años del Dique Potrerillos pudo hacer posible que el agua llegue a dichos lugares, por lo que importantes grupos empresarios de la Provincia de Mendoza han puesto sus ojos en el Pedemonte para ampliar su horizontes de inversión inmobiliaria, y turística.
Es casi pintoresco que cercano a villas del Pedemonte mendocino crecen hoy los barrios y loteos privados (Palmares, Dalvian, etc.). Por lo que ha comenzado por estos tiempos una nueva lucha entre los habitantes de populares barrios de Mendoza y los empresarios inmobiliarios y turísticos que luchan por la propiedad de la tierra y el acceso al agua. Mientras tanto desde hace 20 años duerme en la legislatura provincial una Ley sobre el uso de suelos.
La situación descripta ha generado que los campesinos sin tierra que emigran del campo a la ciudad no tengan ni siquiera asegurado un lugar en alguna villa, dado que dichas tierras ahora son parte de una nueva disputa de propiedad. Mientras que en sus antiguas fincas hoy prosperan las nuevas bodegas de empresas multinacionales. Con suerte, algunos de los nuevos campesinos sin tierra o los sectores medios empobrecidos (pero sobre todos los mas jóvenes) podrán emplearse en la construcción, como empleadas/os domésticos o quizá puedan ingresar en la Policía, dado que la nueva estrategia del gobierno provincial es ofrecer a jóvenes desocupados de los barrios del Pedemonte un lugar en la fuerza policial, con un sueldo inicial de 1300 pesos y obra social.

POR ESO JUSTICIA SOCIAL, TIERRA, AGUA, FUEGO Y AIRE PARA TODOS. Y DE TODOS..

EL AGUA
El Derecho al Agua. La Observación general Nº 15 del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas señala que “el agua es un recurso natural y un bien público fundamental para la vida y la salud. El Derecho humano al agua es indispensable para vivir dignamente y es condición previa para la realización de otros derechos”.
La lucha del agua en la provincia de Mendoza tiene intima relación con la lucha por la tierra ya que la provincia depende de tan indispensable elemento para su desarrollo (las lluvias son escasas, solo 120 mm. aproximadamente por año). Por eso es indispensable un buen funcionamiento del Departamento General de Irrigación y la estatización de OSM. Esto último es fundamental porque “todos los habitantes de la provincia de Mendoza tienen derecho al consumo de agua no contaminada y proveniente de servicios
públicos no privados”.
Hoy en Mendoza hay cientos de barrios que no cuentan con servicio de agua potable (en algunas zonas es extraída de pozos), por ende la diarrea, enfermedades de la piel, hepatitis A, entre otras, son una constante, sobre todo en verano, y afectan a los niños de los sectores más humildes de la provincia con los consiguientes problemas en la salud. El Hospital Notti (el hospital pediátrico más importante de Mendoza), durante las épocas de verano suele desbordarse de niños con afecciones vinculadas a la falta de agua potable.
Otros de los problemas que afecta a los barrios de Mendoza es la falta de presión de agua que se traduce en total escasez los días de altas temperaturas, por lo que actualmente no solo hay una mala distribución de tan preciado líquido, sino también concentración en algunos sectores.
Mientras algunos habitantes de Barrios Privados de Mendoza o Chacras de Coria (Luján de Cuyo) pueden llenar sus Piletas de agua potable, en los calurosos días de verano, muchos habitantes del oeste mendocino e incluso en la misma ciudad Capital de Mendoza carecen de tan preciado liquido por los mismos tiempos.
Mendoza también es una provincia joven con una historia milenaria; debemos tener memoria y recordar que la mala distribución y concentración del agua condenó a cientos de Huarpes a su total dispersión y casi desaparición, y hoy muchos de sus descendientes son mal llamados puesteros.
Los últimos Huarpes resistieron en el norte de Mendoza, en Lavalle (Lagunas de Rosario). Algunos sectores vinculados a la clase dominante de fines del Siglo XIX y principios del Siglo XX decidieron, por aquella época, privilegiar el crecimiento del oasis este de la provincia para favorecer el desarrollo de la vitivinicultura. Los mismos desviaron aguas hacia el este, dejando casi sin agua al oasis norte, produciendo con estas medidas el avance del desierto. Este hecho, junto a eventos naturales, favorecieron la desaparición del agua de las Lagunas de Rosario produciendo la dispersión de los últimos habitantes Huarpes de la provincia de Mendoza, que debieron emigrar a zonas más apta, para la agricultura y para la vida.
Todavía hay nombres de calles que recuerdan los buenos tiempos de la abundancia de pesca de la zona norte de Mendoza, como la calle Pescadores en Las Heras, que alguna vez fue una calle elegida para vender peces extraídos de las Lagunas de Rosario (hoy un desierto). Entonces es necesario no repetir la historia recordando que el agua es un recurso natural y escaso en la Provincia de Mendoza.

POR ESO JUSTICIA SOCIAL, TIERRA, AGUA, FUEGO Y AIRE PARA TODOS. Y DE TODOS.

EL FUEGO
El fuego es un elemento que hoy podríamos fácilmente vincularlo a la energía, más específicamente a los hidrocarburos. Argentina es el único país del mundo que provincializó sus recursos petroleros (ni siquiera Estados Unidos lo ha realizado, dado que los Estados productores no cuentan con legislaciones propias). La provincialización en la Argentina marcha irresponsablemente a contramano de la tendencia mundial, orientada a la fusión y centralización de las compañías petroleras y energéticas, estatales y privadas. En Argentina se crea una empresa provincial por año para sacar migajas de renta y negociar con las grandes empresas internacionales lo poco que queda de hidrocarburos.
Este año la provincia de Mendoza licitó nuevas áreas petrolíferas; los pliegos permiten a las nuevas operadoras extraer hidrocarburos hasta el agotamiento definitivo, sin importar los márgenes dejados al Estado provincial. Los Estados provinciales de la República Argentina reciben las rentas mas bajas del mundo por la explotación de sus hidrocarburos sin contar que las empresas dejan en el exterior el 70% de las divisas por
exportación, casi 16.000 millones de dólares por año. Parece no importar que se exporte el petróleo y gas natural a sabiendas del escaso y difícil horizonte de 7 años de reservas.
En Mendoza, a solo 5 Kilómetros de la Refinería de Luján de Cuyo, la principal refinería de gas y petróleo de Cuyo, hay barrios sin acceso a las redes de gas natural, y muchas familias dependen de la Garrafa Social y otras siguen recogiendo leña o jarillas del lugar para cocinar o calefaccionar sus hogares.

POR ESO JUSTICIA SOCIAL, TIERRA, AGUA, FUEGO Y AIRE PARA TODOS. Y DE TODOS.

EL AIRE
En 1972 se realizó en Estocolmo la primera Reunión Mundial sobre medio ambiente, la Conferencia sobre Medio Humano. Allí ya se advirtió que aún deteniendo las emisiones de monóxido de carbono por completo, el efecto no podría ser detenido en los próximos 100 años. El aire contaminado es responsable de patologías diversas que van desde una simple alergia hasta el cáncer y las deformaciones genéticas.
Por eso todos los habitantes tenemos derecho a respirar un aire no polucionado por emisiones tóxicas, que depositan en la atmósfera partículas contaminantes que alteran y perjudican los ciclos vitales de la naturaleza, como el calentamiento global y la disminución de la capa de ozono. Pero cuando hablamos de Aire no solo debemos remitirnos al derecho a un aire limpio no polucionado, también debemos referirnos a las riquezas que esta guarda para tiempos venideros.
El siglo XXI será el siglo de la búsqueda de fuentes alternativas de energía. Y el aire también jugará un rol importante en la generación de energías nuevas y limpias. Por ende, debemos asegurar la propiedad de la misma, no sea que en un futuro cercano algún gobierno de turno llame a licitación para poner en manos privadas el uso del viento Zonda o se liciten los eternos vientos de la Cordillera de los Andes. Debemos asegurar que ningún político intente quitar a nuestros hijos o nietos el uso de la
energía solar, de los vientos patagónicos, del zonda, y hasta debemos asegurar el viento pampero.
Esto hoy parece una situación de ciencia ficción pero recordemos que el modelo de producción y acumulación del capitalismo toma a la naturaleza como renta y no como un bien. Por lo que debemos tener memoria y recordar lo sucedido con el agua, la tierra, el petróleo, el gas, etc.

POR ESO JUSTICIA SOCIAL, TIERRA, AGUA, FUEGO Y AIRE PARA TODOS. Y DE TODOS.

En el siglo XXI será el debate en el Mundo sobre la propiedad de los recursos naturales y la distribución de la riqueza. El siglo XXI será un siglo de transición hacia nuevas formas de producción, será el siglo de transición hacia fuentes alternativas de energía. Serán luchas por una justa distribución de la riqueza. En materia de energía quizá sean los agro-combustibles las fuentes de energías alternativas, pero estas entrarán en competencia con la producción de alimento, y desatará nuevas luchas por la propiedad y el uso de la tierra y el agua. En Sudamérica, Argentina y Mendoza debemos dar el debate sobre la propiedad de los recursos naturales. Por ende, los recursos naturales deben ser del Estado porque son bienes públicos fundamentales para la vida y la salud.
Pero cuando hablamos de Estado no debemos repetir errores históricos. Cuando hablemos de Estado debemos referirnos a un Estado que garantice la participación ciudadana, un Estado promotor. Un Estado facilitador de la participación de los usuarios y organizaciones sociales. Un Estado que privilegie el uso racional de los recursos naturales y el desarrollo sustentable, garantizando a las generaciones presentes y futuras los recursos indispensables para la vida. Asegurando “agua, tierra, fuego, aire”
para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres que quieran habitar suelo argentino.

Es necesario dar el debate sobre la propiedad de los recursos naturales, porque el acceso a los recursos esenciales para la vida y el reparto de la riqueza no es una cuestión de ideologías, es una cuestión de supervivencia.

Por eso Justicia Social, Tierra, Agua, Fuego y Aire para todos.y de todos.

2 respuestas a La propiedad de los cuatro elementos

  1. Cesar dice:

    interesante articulo soy de Mendoza y los medios masivos de comncacion de la provincia de mendoza nada hablan al respecto de la entrega de nuestros recuros

    muy interesante

    saludos

  2. VERONICA dice:

    GENIAL!!!!! INTERESANTE EL ARTICULO YO TAMBIEN SOY DOCENTE Y ES UN ARTICULO INTERESANTE PARA TRABAJAR EN ESCUELAS..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: