¿Europa Oriental lista para el estallido?

marzo 1, 2009

Una publicación contestaria norteamericana (Counterpunch) ha publicado el siguiente artículo de Mike Whitney. No se vislumbra un sesgo ideológico demasiado notorio y, en todo caso, los datos y fuentes que citan son demasiado categóricos para pasarlos por alto.

“Europa Oriental está a punto de estallar. Si lo hace, se llevará consigo buena parte de la Unión Europea. Hay una situación de emergencia para la que no existen las soluciones sencillas. El FMI no tiene recursos para un salvataje de esta dimensión y la expansión de la recesión es más veloz que la organización de los esfuerzos de alivio. Los ministros de finanzas y los presidentes de banco central corren en círculos, tratando de apagar un incendio tras otro. Lo único que falta para que los acontecimientos los superen es… tiempo. Si se permite que un país entre en cesación de pagos, los dominós podrían empezar a caer en toda la región. Esto podría actuar como disparador de cambios dramáticos en el panorama político. Ya no se puede dejar de lado un ascenso fascista.

El jefe de la sección de economía del Telegraph (Reino Unido) lo resume así: “El director del FMI advirtió en la cumbre del G7 de Roma que una ‘segunda ola’ de países caerá ante la crisis económica y enfrentará un salvataje de esa institución… Pero el tamaño del sector bancario de algunos países y sus compromisos financieros transforman en enanas a sus economías, y se teme que caigan víctima de crisis de balance de pago y cambiarias, de un modo muy parecido a lo que sucedió con Islandia, que el año pasado recibió ayuda de emergencia del Fondo” (UK Telegraph).

El capital extranjero huye a tasas alarmantes; en cuestión de meses ya se retiraron dos tercios. La deflación tira hacia abajo los precios de los activos, aumenta el desempleo, e incrementa la carga de deudas de las instituciones financieras. En todas partes lo mismo. Se están vaciando y dejando sin capital las economías. Ucrania se balancea al borde de la bancarrota. Polonia, Letonia, Lituania y Hungría se han deslizado a una depresión de bajo nivel. Los países que más han sufrido son los que siguieron el régimen económico de Washington. Apostaron a que un crecimiento sustentado en el endeudamiento y las exportaciones les trajera prosperidad. Ese sueño se hizo trizas. No desarrollaron su mercado interno, así que la demanda es débil. Falta capital, y para evitar la bancarrota las empresas se ven obligadas a despotenciarse. Para cubrirse de la caída en el valor de sus acciones necesitan fondos frescos. Necesitan que el FMI les tire una soga; caso contrario, sus economías se seguirán desmigajando.

El corresponsal de economía del UK Telegraph, Ambrose Evans Pritchard, ha escrito una serie de artículos sobre Europa Oriental. En “El fracaso en salvar a Europa Oriental terminará fundiendo al mundo” afirma que: La semana pasada, el ministro de finanzas de Austria, Josef Pröll, hizo esfuerzos frenéticos para conseguir un rescate de 150 mil millones de euros para el antiguo bloque soviético. Lo bien que hace. Sus bancos le han prestado a la región 230 mil millones, un 70% del PBI austriaco.

Según Der Standard de Viena, “una tasa de quebranto del 10% llevaría al colapso del sector financiero austriaco”. Desgraciadamente, esto está a punto de suceder.

El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) afirma que las deudas malas llegarán al 10% y podrían alcanzar el 20%… El director de divisas de Morgan Stanley, Stephen Jen, declaró que
Europa Oriental ha tomado 1,7 billones de dólares en el extranjero, y buena parte de esa deuda madura a corto plazo. Este año tiene que devolver (o renegociar) 400 mil millones, alrededor de un tercio del PBI regional. Que tengan buena suerte. La ventanilla de los créditos se ha cerrado de un portazo.

Casi todas las deudas del bloque del Este se han contraído con Europa Occidental, especialmente con bancos austriacos, suecos, griegos, italianos y belgas. Además, los europeos dan cuenta de un asombroso 74% de la deuda total (4,9 billones de dólares) de los mercados emergentes. Frente a este último derrape están cinco veces más expuestos que los bancos de EEUU y Japón, y están un 50% más apalancados (datos del FMI, Ambrose Evans-Pritchard, UK Telegraph)

La crisis económica rápidamente se está haciendo política. En toda
Europa Oriental ha habido disturbios en las capitales. Al Sr. Geithner
le conviene prestarles atención. Crecen las perspectivas de un
levantamiento político. La ansiedad pública puede derramarse en las
calles en un segundo. Los gobiernos deben actuar rápida y resueltamente. Estos países necesitan moneda dura y garantía de apoyo. Si no consiguen esa ayuda, la furia popular, que está recalentándose, se transformará en algo mucho más letal.

Según el corresponsal Ambrose Evans-Pritchard del UK Telegraph:
“Hasta ahora, los bancos globales han mandado a pérdida la mitad de los 2,2 billones de dólares en pérdidas estimados por el FMI. Además, los bancos de la Unión Europea están expuestos en 1,6 billones en Europa oriental; ésta aparece cada vez más como la debacle “subprime” de Europa, y las deudas corporativas de la Unión Europea son un 95% del PBI (compárese con el 50% en EEUU), y esto es una preocupación creciente a medida que suben las tasas de quebranto.

“Es esencial que el apoyo estatal por vía de alivio de activos no asuma una escala que genere preocupaciones sobre sobreendeudamientos o problemas de financiación. En el actual contexto de déficits presupuestarios en ampliación, crecientes niveles de deuda pública y desafíos en la emisión de bonos soberanos, estas consideraciones tienen particular importancia.” (UK Telegraph)

Lo mismo ocurre en todos los sitios donde los bancos combinaron sus
ramas comerciales y de inversión. La deuda se lanzó como un cohete hasta niveles insostenibles, desestabilizando toda la economía. Los bancos han operado como fondos compensados, ocultaron sus actividades en operaciones que no figuran en los balances, y maximizaron su apalancamiento por medio de instrumentos de deuda opacos. Ahora, toda la economía mundial está atrapada en la succión descendente de una burbuja especulativa en colapso. Europa Oriental ha sufrido un duro golpe, pero es solo el primero de muchos palos de bolos que van a caer. Toda Europa está infectada por el mismo virus, originario de Wall Street. El New York Times del lunes resume los desarrollos en la Unión Europea: “En los meses de cierre del año pasado, Europa se hundió más en una recesión que EEUU, según datos del viernes… Según la oficina de estadísticas de la Unión Europea, la economía de los 16 países que comparten el euro como divisa declinó un 1,5% el cuarto trimestre (una caída anual de alrededor del 6%). Esto es peor aún que la caída del 1% de la economía estadounidense durante el mismo período, en comparación con el trimestre anterior.

“Los datos del día borran toda ilusión de que la zona del euro esté
llevando bien esta caída planetaria”, dijo Jörg Radeke, un economista
del Centro de Investigación Económica y Empresaria de Londres (“Europe Slump Deeper than Expected”, New York Times)

Los “liquidacionistas” desean ver a los gobiernos cortándole el flujo de fondos a las instituciones financieras enfermas y dejarlas quebrar solas. Esto es una locura darwiniana, algo así como esperar a que pase un ataque el corazón sobre el piso de la cocina en lugar de correr al hospital para atención de urgencias. La tasa de desaceleración de la economía mundial es la más rápida de la que se tenga registro. Ya se ha borrado el 40% de la riqueza global. El sistema bancario es insolvente, el desempleo arrecia, los ingresos fiscales caen, los mercados están shockeados, la vivienda se va a pique, los déficits se van a las nubes, y la confianza de los consumidores se encuentra en el punto más bajo de la historia. No hay tiempo para aferrarse a ideologías a medio cocinar. La economía mundial está sufriendo una contracción sistémica masiva que podría salirse de todo control y lanzarnos a una nueva guerra mundial. Los dirigentes políticos tienen que darse cuenta de las urgencias de la hora, y asegurarse de que el vehículo no caiga a la banquina.

Anuncios

China y América Latina

marzo 1, 2009

Este reportaje fue publicado por la Deutsche-Welle y si lo transcribimos aquí es porque es un aporte valioso al análisis de las relaciones actuales entre China y nuestros países, vistas desde Alemania. Y, además, porque una de sus conclusiones  “América Latina será competitiva si invierte en capital humano“, la suscribimos con las dos manos.

“La euforia de América Latina con China se desinfla. Ahora se le analiza mejor, e incluso se duda de las ventajas de la conexión China-Latinoamérica.

Y es que si el boom de la exportación de materia prima hacia Oriente ha sido motivo de júbilo -hasta ahora-, la percibida “invasión” de mercancía made in China es la otra cara de la moneda.

DW-WORLD habló al respecto con el profesor Hartmut Sangmeister (62), de la Universidad Ruprecht-Karl de Heidelberg, Alemania Un apasionado investigador del acontecer latinoamericano y profesor de Economía del Desarrollo en la Universidad de Heidelberg -una de las principales instituciones élite y la más antigua de Alemania- que acaba de regresar de China.

No trajo muy buenas noticias, pero sí lúcidas observaciones en torno al futuro de las relaciones entre América Latina y el país asiático.

Su investigación “La conexión china: Los intereses económicos chinos en Latinoamérica” fue publicada en septiembre de 2008, poco antes de que estallara la crisis financiera internacional.

DW-WORLD: ¿Qué conclusiones o pronósticos querría Usted corregir a la luz de los nuevos acontecimientos?

Hartmut Sangmeister: Pasé tres semanas en China y conversé con empresarios y científicos locales para saber cómo estaban siendo afectadas las perspectivas económicas del país por la actual crisis financiera. Llegamos a la conclusión de que China no podrá sostener el grado de crecimiento económico que había demostrado hasta ahora y eso trae consecuencias de peso para sus socios comerciales en América Latina.

Los sectores ligados al desarrollo de alta tecnología para cohetes, satélites y la industria de la aviación no van a padecer mucho, pero ese es un ámbito de colaboración muy pequeño entre China y Latinoamérica. Los que de inmediato se verán afectados por la desaceleración de la economía china serán Chile y Brasil: sus proveedores de materia prima por excelencia.

DW: Asumiendo que la actual crisis financiera que azota a Estados Unidos y Europa le permita a la República Popular China vender sus productos aún más baratos en Latinoamérica, ¿qué países y sectores productivos se verán más afectados por la competencia con China y cómo podrían proteger sus respectivas economías?

HS: México, Guatemala y otros países centroamericanos tendrían mucho que perder en esa competencia porque producen la misma mercancía que China: textiles, zapatos, juguetes, aparatos electrodomésticos y otros objetos de baja complejidad tecnológica.

La industria brasileña de zapatos también se vería golpeada por la oferta masiva de productos chinos, si no fuera porque el gobierno implementa políticas proteccionistas fuertes en ese sector. Pero esa tampoco es una medida sostenible para garantizar la salud de una economía nacional; la historia de la economía mundial nos enseña que el proteccionismo a largo plazo no tiene sentido.

DW: El proteccionismo no es una medida efectiva para impulsar las economías nacionales a largo plazo, pero muchos latinoamericanos reaccionan negativamente cuando oyen hablar sobre la necesidad de liberalizar la economía. ¿Cómo pueden los países latinoamericanos competir en igualdad de condiciones con China u otras potencias sin implementar condiciones de trabajo inhumanas, procesos de producción dañinos para el medio ambiente o paquetes económicos que incrementan los índices de pobreza y comprometen la convivencia ciudadana pacífica y la estabilidad de las instituciones democráticas?

HS: Aparte del proteccionismo o la liberalización de la economía, existe una tercera opción: la inversión masiva en la investigación científica, la capacidad innovadora y la educación; no solamente en la educación universitaria, sino sobre todo en la primaria y la secundaria. Gran parte de la población joven en Latinoamérica carece de los estudios más elementales y eso hace que un potencial valioso para el desarrollo del subcontinente pase inadvertido y se desperdicie.

La mano de obra barata y sin educación formal es buscada en China y en África porque en Latinoamérica el nivel de los sueldos ya es demasiado alto.

América Latina sólo podrá competir en el mercado internacional cuando invierta masivamente en el capital humano con el que ya cuenta, es decir,cuando prepare a su gente para encargarse de oficios que aporten un alto valor a la producción.

Las sociedades latinoamericanas tienen una ventaja competitiva frente a China: sus ciudadanos tienen potencial para la reflexión creativa y el desarrollo de innovaciones. Pero esa ventaja sólo puede aprovecharse optimizando el sistema educativo.

DW: En su ponencia “China y Latinoamérica: ¿socios económicos o rivales?” dice Usted que las relaciones económicas entre naciones no generan necesariamente ganancias equitativas para los involucrados. En el caso de las transacciones chino-latinoamericanas, ¿qué intercambios comerciales son los más provechosos para ambas partes?

HS: Aquellos en donde las necesidades de ambas partes se complementan mejor. Las relaciones de la República Popular China con Brasil son muy buenas. Cuando le preguntas a un exportador chino por Latinoamérica, lo más probable es que solamente conozca a Brasil, todo lo demás le resulta poco interesante porque Brasil compra sus productos terminados y le vende a China recursos minerales y materia prima de vital importancia.

México y la mayoría de los países centroamericanos producen la misma mercancía que China y entran en competencia con ella, pero en posición de desventaja. Ellos son rivales en el mercado internacional.

DW: Estados Unidos teme que su abastecimiento energético se vea afectado negativamente por la transferencia de energía de Latinoamérica a China. ¿Qué razones tendría Europa -y en especial Alemania- para temerle a la conexión China-Latinoamérica?

HS: Europa y Alemania reciben materia prima de Latinoamérica, pero muy pocos recursos energéticos y, en consecuencia, ellas tienen poco que temer.

Lo que a Estados Unidos le preocupa es el coqueteo frontal del gobierno venezolano con el chino, su intención de enviar su petróleo al otro lado del Pacífico, la dureza del discurso antiestadounidense de Hugo Chávez y la disposición de China -más retórica que de facto- a apoyar a los países latinoamericanos que desean independizarse económicamente del “gran hermano” del Norte.

Pero el envío de petróleo de Venezuela a China es complicado y muy caro desde una perspectiva logística y técnica. Además, China ha invertido masivamente en una cadena de producción en África -desde la exploración hasta el transporte, pasando por el procesamiento y la infraestructura- para poder sacar de allí gran parte de sus recursos energéticos.

Se suele decir que Latinoamérica recibió a China con los brazos abiertos, pero hay sectores influyentes que siempre sostuvieron una posición crítica frente a ese país, sobre todo en materia de derechos humanos y ecología.

Y ciertamente, no todos los proyectos de inversión anunciados por empresas chinas se han llevado a cabo. Los inversionistas chinos tuvieron que aprender que las sociedades civiles latinoamericanas tienen la voluntad y la capacidad para rechazar los proyectos que juzguen desfavorables para sus intereses.

Por ejemplo, protestas de ecologistas retardaron considerablemente la construcción de una fábrica de acero en la provincia brasileña de Maranhão valorada en casi 4 miles de millones de dólares estadounidenses; su inauguración estaba prevista para 2005, pero su planificación fue retomada apenas en abril de 2007 tras introducir cambios notables inspirados por estas protestas.

Evan Romero-Castillo, DW-World


El mundo en que vivimos

marzo 1, 2009

El Foro San Martín, como tal, no tiene un compromiso político más allá del que expresan sus Objetivos, al comienzo de este blog (sus miembros pueden tenerlos, y los tienen). Pero se interesa en política – como toda persona consciente – aunque sea en defensa propia. Y alguien ya señaló que la política en serio es la internacional, pues la local está condicionada por ella.

Por eso estamos subiendo algunas notas recientes que han circulado en el Foro y que tocan aspectos importantes de la realidad global. Uno trata de la relación entre China y América Latina, vista con ojos alemanes. Nos parece interesante. Otro es un artículo que ofrece una visión realista sobre la debacle en Europa Oriental, con tantos puntos de contacto con lo que pasó en Argentina hace no mucho tiempo. Habrá otros.


Hablemos… en voz un poco más alta

febrero 24, 2009

El Foro San Martín, del que pusimos sus objetivos en el mismo comienzo del blog, está reuniéndose desde 2002. Hemos hablado mucho y comido muchos asados. Nos hemos reunido con patriarcas como Alberto Methol Ferré, Helio Jaguaribe y Pedro Godoy, y con jóvenes promesas del pensamiento latinoamericano como Marcelo Gullo, así como con amigos menos presentables. Hemos pensado en algunas iniciativas para impulsar esos objetivos, y unas cuantas de ellas (el tradicional porcentaje de 1 en 10) fueron llevadas a cabo por los miembros que se sintieron lo bastante motivados.

Raro – en un tiempo en el que Internet hace muy fácil divulgar los pensamientos y los delirios – el Foro casi no se pronunció en público. Tal vez influyó el consejo de uno de los que participa, que siempre dice “No hablar, si no se va a mejorar el silencio”. Recién en junio de 2007, frente a los daños que el cierre de la frontera en Gualeguaychú estaba causando al pueblo uruguayo, y a la relación entre Argentina y Uruguay, decidimos, después de muy largas discusiones, pronunciarnos. Lo hicimos en declaraciones a los medios, en comunicados a las instituciones vinculadas, y en este blog, que abrimos para eso.

Luego, sólo volvimos a pronunciarnos en conjunto frente a un problema moderno y tal vez por eso menos visible: la deslocalización del trabajo, y el incremento de la precariedad que causa. Uno de nuestros miembros, íntimamente vinculado a la actividad informática, nos acercó el tema y nos convenció de acompañarlo. Luego, subimos al blog documentos que nos parecieron importantes para el proyecto y el sueño de la Integración Latinoamericana.

Ahora, antes que pronunciarnos formalmente, se nos ocurre que podemos aportar preocupaciones, ideas y propuestas. Integradas en un pensamiento que no surge de un compromiso ideológico o político formal, sino de vivencias compartidas. Y de la experiencia de nuestros pueblos.

Por eso, para dar comienzo a este… ensayo con buen pie, queremos empezar publicando otro documento, de cuya divulgación se cumplen en estos días 37 años. Es muy conocido, pero no lo bastante comprendido, aún hoy. Y además, sirve para hacer patente que nuestro compromiso con la hermandad con el Uruguay no obsta a una legítima preocupación por preservar el medio ambiente para nuestros hijos:

Hace casi treinta años, cuando aún no se había iniciado el proceso de descolonización contemporáneo, anunciamos la Tercera Posición en defensa de la soberanía y autodeterminación de las pequeñas naciones, frente a los bloques en que se dividieron los vencedores de la Segunda Guerra Mundial

(Continúa aquí)


CONTRA LA PRECARIEDAD Y LA DESLOCALIZACION DEL TRABAJO

septiembre 22, 2007

La globalización de la economía ha fortalecido el desarrollo de empresas transnacionales que organizan sus actividades a escala planetaria y establecen estrategias de crecimiento y de ganancias que influyen directamente sobre el destino de toda la humanidad. Por otro lado, el desarrollo mundial de las redes de comunicaciones e informática ha posibilitado una práctica empresaria conocida como “deslocalización”, que consiste en que estas empresas derivan tareas a países cuya mano de obra resulta coyunturalmente más barata y menos conflictiva.

(Continúa en la página Derechos de los Trabajadores)


Las Plantas de Pasta de Celulosa sobre el Río Uruguay

julio 21, 2007

El Foro San Martín para la Integración de Nuestra América fue creado en Febrero de 2002 por ciudadanos y ciudadanas argentinas para dialogar y debatir sobre la política latinoamericana en general y la política sudamericana en especial. Aspira por lo tanto en este caso a contemplar con la mayor equidad posible los intereses de los dos países involucrados.

declaracion.jpg

Declaración del Foro San Martín (FSM) sobre el diferendo entre Argentina y Uruguay en torno a las plantas de pasta de celulosa sobre el río Uruguay

Frente a la magnitud que ha adquirido el diferendo, desproporcionada en relación con el hecho que le dio origen, y preocupados por la tardanza en encaminarlo hacia una solución, los integrantes del FSM sostienen:

(Continúa en la página El conflicto por Botnia)


Objetivos

junio 5, 2007

El Foro San Martín reúne a hombres y mujeres argentinos y de otros países hermanos que se proponen:

1) Ayudar a lograr la Justicia Social en la comunidad de todos los habitantes de las patrias hermanas de nuestra América

2) Participar en la construcción de una economía sólida, industrial, de abundancia, con tecnologías apropiadas, de plena ocupación y en la que todos puedan ser propietarios

3) Fomentar la integración regional y continental de nuestra América y una política internacional basada en la “autodeterminación de los pueblos” para definir su destino, el respeto por la diversidad de las culturas y la protección del medio ambiente, como necesidades de convivencia y reaseguro para las futuras generaciones.